Apple bloquea las ventas del HTC One X y del HTC Evo 4G

Apple bloquea las ventas del HTC One X y del HTC Evo 4G

Redacción

El año 2012 se está confirmando como un año pésimo para HTC. El fabricante asiático está teniendo una interminable lista de problemas. El último de ellos, el bloqueo en las aduanas estadounidenses de las unidades de sus modelos HTC One X y HTC Evo 4G por infringir patentes de Apple.

Desastroso año para HTC

Continúan los problemas para HTC. La compañía taiwanesa está viendo cómo el inicio de 2012 supone un periodo muy alejado de sus previsiones. El mejor ejemplo ha sido el lanzamiento de su gama One, smartphones a los que se le han detectado numerosos fallos a pesar de la potencia de sus componentes. La fortaleza de sus competidores ha hecho que la firma asiática asista como mero testigo al crecimiento de sus rivales como Samsung dentro del mundo Android.

Por si fuera poco, Apple se une a los quebraderos de cabeza de la compañía. Los responsables del flamante iPhone han conseguido que las aduanas de Estados Unidos retengan cargamentos con algunos de los modelos más potentes del fabricante de modo que no puede comercializarlos en el país asiático hasta que se levante esta orden de bloqueo.

Hablamos del HTC One X y del HTC Evo 4G LTE. El primero de ellos se encuentra agotado en gran parte del país, tanto en las tiendas físicas como en la tienda online del operador AT&T. Sin embargo, parece que no podrá cubrir la demanda por parte de los usuarios tras la resolución favorable a Apple por parte de la Comisión Internacional del Comercio de EEUU contra la importación de equipos HTC con sistema operativo Android. En concreto, como leemos en elmundo.es, afecta a la conversión automática de números de teléfono y direcciones de correo en los enlaces que abren menús de opciones.

Aunque HTC intentó contraatacar la demanda de Apple con una propia basada en patentes de Android, no lo consiguió y desde la Comisión se decidió que a partir del 19 de abril de este año no podría vender los terminales que infringiesen la patente en Estados Unidos. Así pues, parece que la firma taiwanesa tendrá que modificar sus equipos si quiere regresar al mercado estadounidense, puesto que quedarse fuera de él podría suponer un fuerte varapalo en unas ventas muy por debajo de lo previsto.