El HTC One S en problemas en su primera semana a la venta

El HTC One S en problemas en su primera semana a la venta

Redacción

Una de las grandes apuestas para este año de HTC ha sido foco de críticas cuando apenas ha transcurrido una semana desde que saliese a la venta. Hablamos del HTC One S, cuya carcasa no parece ser tan resistente como la firma anunció según reportan algunos usuarios.

En el pasado mes de febrero, durante el Mobile World Congress celebrado en Barcelona, HTC mostraba al público y a los medios su estrategia para revertir su mala situación en el mercado móvil. La nueva gama One sería la apuesta de la compañía asiática para intentar levantar cabeza y hacer frente a sus rivales en 2012. Por un lado, la potencia llegaría con el HTC One X, uno de los primeros móviles que integra un procesador quad core. Por otro, el HTC One S se mostraba con unas prestaciones inferiores pero no falto de calidad.

Sin embargo, este último equipo ya ha sido señalado como defectuoso por algunos de los primeros usuarios que lo han adquirido. Aunque es habitual que muchos de los nuevos móviles en el mercado traigan algún tipo de fallo a nivel de software, menos común es que tropiecen en cuanto a su hardware, y es aquí donde la firma taiwanesa habría resbalado con su nuevo HTC One S. Como informa Movilzona.es, apenas una semana después de salir a la venta en Europa, han sido reportados varios fallos en relación a la durabilidad de su carcasa.

Cuando HTC presentó el smartphone en la feria barcelonesa hizo mucho hincapié en el tratamiento «Micro Arc Oxidation» que aplicaba a su carcasa vendiéndolo ante los medios como un ejemplo de resistencia a pesar de la delgadez del equipo. El fabricante avanzó que no sería necesaria la utilización de una funda protectora gracias a un compuesto que en teoría era cinco veces más duro que el aluminio aeroespacial y tres veces más que el acero inoxidable.

Nada más lejos de la realidad. En varios foros dedicados al sector móvil como MoDaCo y XDA han sido varios los usuarios que han alertado del visible deterioro que sufren sus equipos después de un uso mínimo. En la parte superior del terminal, según mostraron con imágenes, se puede ver la pérdida del recubrimiento a pesar de que aseguran no haber maltratado el dispositivo.

Así pues, parece que la denominada «Micro Arc Oxidation» podría convertirse en uno de los peores enemigos de HTC, al conseguir un efecto contrario al que teóricamente buscaba. Por el momento no conocemos una postura oficial al respecto pero es de esperar que no tarde en producirse. Habrá que ver si este detalle merma las ventas de un equipo cuyas prestaciones lo hacían ciertamente atractivo, pero cuyo acelerado deterioro podría ser obstáculo para consolidarlo como uno de los terminales que realzasen la situación por la que atraviesa HTC.