Google renovará por completo Chrome OS ante la nula acogida del sistema operativo

El fracaso en ventas que han sufrido los Chromebook, los portátiles que apostaron por Chrome OS como sistema operativo, ha hecho que Google se plantee un cambio radical en la plataforma con el objetivo de encauzar el camino de estos dispositivos.

Hace unas semanas nos hacíamos eco de las pobres ventas que habían tenido hasta la fecha los Chromebook, los portátiles con el sello de Google que salieron al mercado a mediados del pasado año. Ya desde el primer momento las críticas acompañaron a estos dispositivos. El alto precio por unos equipos de reducidas dimensiones y prestaciones de medio nivel se unieron a la imposibilidad de sacarle partido sin estar conectado a Internet como principales fuentes de quejas por parte de los potenciales usuarios.

"No se puede entrar en un mercado tan maduro sin ofrecer algo novedoso. Además, el mercado de los PC se está reduciendo en favor de los tablets y es un factor que no ha tenido en cuenta el gigante de Internet", explicaban como uno de los motivos del batacazo a nivel de ventas. No obstante, Google sí quiso innovar con estos dispositivos, lanzando Chrome OS, el primer sistema operativo de la compañía para este tipo de dispositivos.

Desde Mountain View se apostó por la sencillez máxima en esta plataforma orientándolo gráficamente hacia un modelo en el que ya tenía experiencia: el del navegador Chrome. Si bien el gigante estadounidense ya sabe lo que es saborear las mieles del éxito con su navegador, no ha ocurrido lo mismo con el sistema operativo, por lo que sus desarrolladores han decidido dar un giro completo a su estrategia y renovar de forma radical su interfaz denominada Aura, de modo que sea más parecida a la que ofrecen competidores tan directos como Windows o Ubuntu con su respectivo escritorio.

Como detalla Techcrunch, la gran novedad llegará con la introducción de "Shelf". Se tratará de la barra de aplicaciones inferior que los usuarios de Windows llevan utilizando desde hace años. Asimismo, las pestañas de Chrome se podrán mover a modo de ventanas. A estos cambios gráficos hemos de sumarles la optimización entre el software y el hardware (con la esperada adaptación a los procesadores ARM), otra de las asignaturas pendientes y que justifica las bajas ventas de los citados Chromebook.

¿Conseguirá Google ganar más adeptos a su causa con estos cambios en su plataforma?