EEUU señala que por fin España ha sacado los dientes contra la piratería

Tal y como demostraron los cables de WikiLeaks, las presiones de Estados Unidos fueron fundamentales a la hora de la creación de la llamada Ley Sinde. La prensa del país norteamericano recoge las positivas reacciones de su Gobierno ante la aprobación final de la polémica ley antidescargas española.

"España saca los dientes en una ley contra la piratería". Con estas palabras comenzaba la publicación Variety su información acerca de la aprobación de la ley para cerrar páginas en España. "Tras años de retrasos, España finalmente ha apoyado una largamente discutida ley. Es el primer paso dado por cualquier gobierno español para luchar contra la piratería", señalan explicando que "la ley llega tras años de protestas de EEUU contra la tolerancia del Gobierno español a la piratería, lo que ha diezmado la industria de la música local, secado el mercado de DVDs y dañado los ingresos de taquilla de las películas de Hollywood".

Uno de los medios más conocidos como The Wall Street Journal subrayaba que "el nuevo Gobierno español ha dejado en claro en que posición se encuentra con respecto a la piratería on line y el intercambio no autorizado de archivos: fuertemente en contra. El gobierno del Partido Popular ha aplicado plenamente la llamada Ley Sinde".

Otro de los medios estadounidenses como The Hollywood Reporter destacó que la aprobación de la norma marca "una nueva estrategia en la lucha contra la piratería rampante que azota al sector". "Después de dos legislaturas de lenta progresión, la Ley de Economía Sostenible fue aprobada por el Gobierno en su segunda reunión de gabinete", indicaron. La revista se hace eco de las palabras de Enrique González Macho, presidente de la Academia de Cine, quien mostró su alegría con la rápida decisión del Partido Popular: "Creo que es un todo un gesto que se haya aprobado tan rápido. Y muy positivo. Si no se aprobó hasta ahora fue porque no querían hacerlo".

No es de extrañar que desde el otro lado del océano Atlántico se congratulen después de esta medida. Al margen de la insistencia del Gobierno y de la industria cultural y del entretenimiento para que se sacase adelante la ley, en EEUU también están cerca de aprobar la llamada SOPA (Stop Online Piracy Act), norma que prevé el cierre exprés de páginas que en opinión de los titulares de derechos de autor infrinjan el copyright.

Este hecho ha despertado fuertes críticas por parte de algunos de los más importantes proveedores de contenidos en Internet como Google, Yahoo o Facebook. Su discusión en el Congreso estadounidense el próximo 24 de enero podría tener como antecedente un hecho histórico en la Red: un apagón generalizado por parte de sus webs en protesta a la censora medida.