Los contenidos digitales facturan 9.000 millones de euros. ¿Es necesaria la Ley Sinde?

Por primera vez desde que comenzó el despegue de Internet los contenidos digitales han superado a los analógicos en cuanto ingresos. Sectores como el del cine, la música o los videojuegos ingresan cantidades millonarias. ¿Hasta qué punto verán mejoradas las cifras desde que comience el cierre de webs previsto por la Ley Sinde?

El informe del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI) presentado en el foro Ficod muestra los elevados ingresos de la amplia industria de contenidos digitales en nuestro país sólo en 2010. En este periodo facturó más de 9.100 millones de euros, lo que le supuso estar por encima de lo obtenido con contenidos físicos, que lograron 7.900 millones.

Dentro de la industria, destaca el sector audiovisual, que creció espoleado por la llegada de la TDT y por servicios de televisión IP de pago. El cine y el vídeo online continúan creciendo hasta situar a España como tercer país de la Unión Europea que más vídeo onlie visualiza. Además, el sector musical creció un 2,1% respecto al año anterior con 192 millones de euros. El streaming de música de pago a través de servicios como Spotify sigue empujando el consumo de música a través de Internet.

El informe señala el leve retroceso en el sector del videojuego en cuanto a facturación (un 0,5% menos que en 2009). Los responsables del estudio señalan a la evolución hacia los juegos online gratuitos como los de Facebook "en lugar de la consola o el PC" como culpables de esta caída. Asimismo, se subraya que la situación de crisis económica y la tardanza en adaptarse a lo digital en nuestro país han sido hándicaps para que el sector no logre mayores ingresos.

Este baile de cifras mareantes llega en un momento en el que la potente industria cultural insiste en el daño que le hace la llamada "piratería" en la Red. Los propios autores del estudio señalan antes a otras causas en lugar de a las webs que pretende cerrar la Ley Sinde como causantes de retrocesos como el de los videojuegos, que no se pueden definir como pérdidas sino como una cantidad ligeramente inferior de ingresos.

Cada vez que tiene la ocasión de hacerlo, la Coalición de Creadores, grupo de presión de la industria cultural y del entretenimiento, asegura que las pérdidas que genera la «piratería» son inmensas y acaban por traducirse en puestos de empleo perdidos. Esta organización cuantificó recientemente en 5.300 millones de euros la cifra que dejó de ingresar el sector audiovisual en los primeros meses de este año. Si nos atenemos a las cifras del ONTSI la realidad parece muy distinta a la explicada en el discurso de la Coalición.

En cualquier caso, la industria debería enfocar sus esfuerzos a ofrecer alternativas legales a los usuarios porque éstos están dispuestos a pagar, tal y como se deduce de esta impresionante cifra de ingresos o el éxito de plataformas como Spotify o Neftlix. No obstante, parecen más interesados en que la Ley Sinde, que probablemente empiece a funcionar en 2012, se dedique a cerrar páginas web. ¿Aumentarán los ingresos de la industria y los autores más si cabe con la llegada de la ley antidescargas?