Ver un videoclip de 15 Mb en el extranjero puede salir por 177 euros

Ver un videoclip de 15 Mb en el extranjero puede salir por 177 euros

Redacción

Conectarse a Internet desde dispositivos móviles mientras estamos en un país extranjero es otra de las prácticas con las que más cuidado han de tener los usuarios si no quieren llevarse un susto en la factura. Las altas tarifas en itinerancia hacen que, por ejemplo, visionar un videoclip musical pueda llegar a suponer 177 euros.

La organización de consumidores Facua ha alertado sobre las elevadas tarifas de acceso a Internet que aplican los operadores a sus clientes cuando éstos se conectan fuera de España mediante sus smartphones o tabletas. Según se asegura desde la organización, "son tarifas tan desproporcionadas que pueden provocar que los turistas regresen de sus vacaciones con facturas de cientos o miles de euros si navegan por Internet en roaming (itinerancia)".

"Abrir correos electrónicos con imágenes, ver fotos o vídeos en las redes sociales, los diarios digitales o las webs de las cadenas de televisión" son sólo algunas de las prácticas más habituales que pueden desencadenar abultadas facturas para el usuario. Facua señala que "ver un vídeo de 3 Mb, con una duración de menos de un minuto, cuesta hasta 35,40 euros (IVA incluido) con las tarifas de roaming de las compañías españolas". "Abrir en el extranjero un correo electrónico con un par de fotos, de 2,5 Mb cada una, puede llegar a suponer nada menos que 59 euros", explica la organización.

Los precios llegan a cantidades económicas si el consumo es mayor. "Ver un videoclip musical de 15 Mb puede salir por 177 euros. Y un rato viendo vídeos en una web como Youtube puede salir por unos 1.000 euros, el equivalente a 85 Mb", indica Facua, quien concluye que "los poco más de 50 minutos de un episodio pueden suponer 300 Mb, lo que traducido a las tarifas de roaming representa nada menos que suponen hasta 3.540 euros".

Estas cantidades dan lugar a reclamaciones por parte de los usuarios ya que, según denuncia la organización, "las operadoras no informaron a sus clientes sobre los precios que les cobrarían por navegar y, en determinados casos, que les indicaron erróneamente que seguirían aplicándole la tarifa plana que tenían contratada".

Por este motivo, Facua exige que desde Bruselas se establezcan tarifas máximas para navegar en itinerancia en los países de la Unión Europea con un "importe razonable" para "frenar estos graves excesos de las compañías". Igualmente, pretende que el Ministerio de Industria "imponga límites a las tarifas nacionales y las que se aplican en países de fuera de la UE". Hasta que esto suceda, no podemos sino recomendar precaución a la hora de conectaros más allá de nuestras fronteras o podríais llevaros un buen susto en forma de factura.