P2P : Casi 100.000 usuarios de programas como BitTorrent han sido demandados en EEUU

La persecución a los usuarios de redes de intercambio de archivos P2P como BitTorrent es una realidad en Estados Unidos. Según los últimos datos conocidos, en el último año han sido demandados ante la justicia acusados de vulnerar los derechos de autor casi 100.000 ciudadanos del país norteamericano.

La agencia Europa Press se hace eco de la información publicada en TorrentFreak.com, en la que se confirma que 99.924 usuarios de programas P2P como eMule, BitTorrent o LimeWire han sido demandados ante la justicia en Estados Unidos. Si comparamos esa cifra con el número de ciudadanos que habitan el país norteamericano (más de 300 millones) el porcentaje es mínimo, pero el dato recoge los riesgos de demanda que existen el país a la hora de realizar descargas sin autorización de los titulares de los derechos de autor.

Según la información, la mayoría de los demandados eran usuarios de BitTorrent, red peer to peer que recientemente alcanzó la cifra de 100 millones de usuarios mensuales. Por su parte, los demandantes han sido en su mayoría responsables de la industria pornográfica, e intentan con estos juicios masivos obtener los datos de los presuntos infractores para ofrecer un acuerdo económico extrajudicial.

Estas prácticas, que en algunas ocasiones se podrían considerar chantajistas, no son ni mucho menos nuevas y durante 2010 se han intensificado. Un caso cercano es el que se ha venido produciendo en Reino Unido en los últimos meses. Allí, un despacho de abogados envió cartas de forma masiva a usuarios exigiéndoles una compensación de entre 360 y 600 euros por haber realizado "descargas ilegales", aunque muchos de los receptores de la misiva aseguraban que jamás habían descargado nada ilegalmente.

En el caso de Estados Unidos, su sistema judicial se encuentra colapsado con este tipo de demandas y este hecho ha desembocado en numerosas protestas por parte de organizaciones de consumidores. Una de ellas, Electronic Frontier Foundation, ha sido de las más críticas, afirmando que aunque "los propietarios de los derechos de autor están en su derecho de proteger su trabajo, no pueden utilizar tácticas injustas para ello".

A pesar de ser un negocio deficitario el de las demandas a los usuarios, la industria cultural sigue empeñada en su estrategia y le cuesta demasiado adaptar su modelo de negocio. Al igual que en Estados Unidos, en España la industria cultural y su lobby, la Coalición de Creadores, cree en la persecución a los usuarios como solución a las descargas P2P.