Apple comienza a devolver el dinero de las fundas ya compradas mientras aparecen más problemas

Tras la medida anunciada por Apple hace una semana, hoy han empezado a llegar los primeros avisos de reintegro de dinero a todos los clientes que ya hayan comprado una funda. Esta maniobra no ha quedado libre de críticas por parte de numerosos medios del sector, convertidos en auténticos escaparates de publicidad para la compañía californiana.

El escrutinio constante al que es sometido Apple le ha permitido gozar, hasta ahora, de una publicidad gratuita y casi infinita. Sin embargo, en los últimos meses le ha pasado factura. El primer mordisco que sufrió la manzana fue en abril, cuando un prototipo del iPhone 4 llegó a manos de la página especializada Gizmodo. La exclusiva de este portal reventó el factor sorpresa de uno de los lanzamientos más esperados del año, y fue solo el comienzo de un camino turbio para Apple, hasta ahora acostumbrado a la tranquilidad y éxito sin ruido.

Cuando el nuevo terminal se puso a la venta no tardaron en aparecer las críticas por manchas en la pantalla, críticas que rápidamente fueron acalladas alegando un tiempo de reposo insuficiente en el proceso de ensamblado de pantalla en la cadena de montaje. Cuando el camino parecía despejado, surgieron las primeras voces que clamaban problemas de cobertura al tocar en el punto de unión de las antenas del teléfono. El diseño simple del iPhone 4 cuenta con piezas laterales de aluminio que, cada una, desempeñan la función de antena para las comunicaciones móviles y antena para las comunicaciones auxiliares (Bluetooth, WiFi, GPS etc…). El contacto de la antena con el cuerpo provoca una atenuación de señal que corta las llamadas, y parecía un problema que afectaba a gran parte de usuarios.

La noticia, amplificada y repetida por los medios, blogs y redes sociales empezó a denominarse "Antennagate", haciendo un símil al escándalo político de EEUU a mediados de los años setenta. Para muchos, el problema de antena era un escándalo inaceptable para un modelo de teléfono con antecesores exitosos en el mercado (iPhone, iPhone 3G, iPhone 3GS) con un coste elevado y, sobre todo, con el sello de Apple. Lo que se presentó como el mejor smartphone de la historia empezó a tambalear.

El varapalo de Consumer Reports, una publicación mensual americana especializada en hacer pruebas y análisis de equipos que desaconsejó la compra del terminal, hizo saltar las alarmas. Tan solo unos días después, Steve Jobs interrumpió sus vacaciones estivales para dar una rueda de prensa y explicar que el iPhone 4 sufre problemas al igual que otros teléfonos. Explicó el proceso de desarrollo y pruebas que superó el nuevo teléfono a medida que se fue diseñando, y comparó la pérdida de señal que sufre un iPhone 3GS con otros terminales. Además, matizó que el problema estaba siendo agravado por el propio indicador de cobertura del iPhone 4 que no contaba con un algoritmo correcto para medir la cobertura, algoritmo ya corregido en la nueva versión del teléfono lanzado ese día.

En cualquier caso, la mala imagen de Apple se estaba extendiendo, y para intentar paliar esa pérdida de popularidad (acompañado de una ligera bajada de valor en los índices bursátiles), Steve Jobs anunció que la compañía regalaría fundas a todos aquellos clientes que comprasen un iPhone 4. Conocido como bumper case, la funda recubre los laterales de teléfono, protegiendo de arañazos y dando un pequeño margen entre la antena y la mano, impidiendo su contacto y evitando atenuaciones altas al hacer contacto con la antena.

Sin duda, regalar fundas a los clientes con problemas era la solución más económicamente viable para Apple que tan solo desembolsará 136 millones de euros según los analistas, frente a los más de mil millones que supondría revisar todos los terminales afectados. Mientras tanto, aseguran que buscan una solución más eficaz y que en septiembre verán la situación en la que están los avances.

Por si no fuera poco, algunos clientes han empezado a hacerse eco en la red de nuevos problemas con el Bluetooth del iPhone 4. La nueva versión iOS 4.0 es el responsable; desde la actualización los usuarios se quejan de desconexiones, ecos, errores para emparejar el teléfono y problemas para oir la música en radios habilitados para conexiones media del iPhone.

A pesar de todo, en España se espera con expectación su desembarco el próximo 30 de julio en las tres principales operadoras nacionales. En los próximos días, ofreceremos precios y detalles sobre como adquirirlo.