Vodafone toma impulso en el mercado del ADSL

Vodafone toma impulso en el mercado del ADSL

Javier Sanz

La extensión de Vodafone ADSL en todo el territorio nacional ha sido la clave para que el operador siga aumentando su cartera de clientes en el mercado de la banda ancha fija en nuestro país. Así se desprende de los últimos resultados presentados por la compañía en el último año fiscal, en el que logró facturar un total de 6.543 millones de euros.

El operador acabó de implantar su red en septiembre de 2009 y logró cerrar el ejercicio fiscal (del 1 de abril de 2009 al 31 de marzo de 2010) con 641.000 clientes conectados a su ADSL. En el último trimestre aumentó en 60.000 su cartera de clientes en este sector, lo que supuso un aumento en los ingresos de la compañía del 17,4 por ciento sólo en los primeros tres meses del presente año. Ha sido durante este año cuando Vodafone ha realizado un fuerte despliegue de la infraestructura, extendiendo su cobertura propia por 50 nuevas centrales y doblando el número de centrales conectadas por fibra.

Este impulso en el mercado de la banda ancha fija contrasta con los ingresos a nivel global alcanzados por la compañía, que vio cómo se redujeron un 7,6 por ciento respecto al año anterior. Este descenso se moderó a lo largo del año, alcanzando el 6,2 por ciento en el último trimestre debido al tráfico de minutos de voz pero, sobre todo, a la citada banda ancha fija y a los servicios de datos.

En este último sector, el de Internet móvil, el crecimiento interanual ha sido de un 27,5 por ciento lo que hizo aumentar los ingresos de la compañía un 18,7 por ciento. De este modo, la compañía logró compensar la caída de los ingresos por mensajería premium, debida, según Vodafone España, a la nueva normativa más restrictiva con estos servicios y por la ausencia de campañas promocionales por parte de la propia compañía.

De este modo, Vodafone España cierra el año fiscal con un total de 16.745.000 clientes. En el último trimestre destacó el fuerte crecimiento de la base de clientes de contrato, 168.000 en el periodo, y la desconexión de 375.000 clientes de prepago por la aplicación de la conocida como "ley de prepago".