La CMT aprueba la regulación de las redes de fibra. Habrá 30 megas de acceso indirecto

La Comisión de Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), ha aprobado una propuesta de regulación para los servicios mayoristas de banda ancha que incluye los despliegues de fibra óptica. Como novedad, los operadores alternativos podrán replicar en todo el territorio nacional y mediante un servicio mayorista las ofertas de Telefónica que tengan una velocidad de acceso igual o inferior a 30 Megas.

El regulador apuesta así por un modelo que cumple con el principio de neutralidad tecnológica sin tener en cuenta la tecnología que soporta los servicios (VDSL o FTTH).

De acuerdo con Bruselas, la regulación debería asegurar que permanezcan bajo control los nuevos despliegues que no suponen un valor añadido a la oferta comercial de banda ancha como tal, sino que son únicamente una extensión de la cobertura de los servicios o una mejora en las condiciones de prestación actuales. Por tanto, la CMT no considera parte del mercado de referencia las velocidades superiores a 30 Megas.

Regulación de las ofertas de fibra y servicios mayoristas

La CMT ha constatado que la desagregación de la fibra no es factible, por ello, obligará a Telefónica a proporcionar acceso a sus canalizaciones con precios orientados a costes para que los alternativos puedan desplegar su propia red. En los casos en los que el acceso a los conductos no fuera factible (problemas técnicos o de espacio), el regulador obligará a Telefónica a ofrecer otras soluciones, como la fibra oscura.

Fibra óptica en edificios

Los operadores tendrán compartir las redes de nueva generación tendidas en el interior de los edificios.

Despliegue de fibra y cierre de centrales de ADSL

En el caso de los nuevos despliegues de fibra hasta el hogar (FTTH) o hasta nodos remotos (FTTx), Telefónica deberá informar con seis meses de antelación sobre el área de cobertura, las previsiones de operatividad y mantener esta información actualizada hasta el año 2010. En cuanto a la posibilidad de cierre de centrales, el ex monopolio tendrá que mantener el suministro de todos los servicios de acceso desagregado durante un periodo de 5 años desde la comunicación de abandonar una central.

Regulación por zonas; competitivas y no competitivas

La CMT ha propuesto, por primera vez, establecer una regulación con distintas obligaciones en función de la competencia que haya en determinadas zonas. En cuanto a la posibilidad de cierre de centrales

El criterio fijado para distinguir una zona de mayor competencia es el de aquellas centrales de Telefónica que tengan un tamano mínimo de 10.000 pares y existan al menos tres operadores con red propia compitiendo con las siguientes características:

– Centrales en las que el operador de cable ha alcanzado zonas de cobertura iguales o superiores al 60% del total y se encuentren coubicados al menos dos de los siguientes operadores: Orange, Tele2/Comunitel o Jazztel.

– Centrales en las que se encuentren coubicados Orange, Tele2/Comunitel o Jazztel y la cuota de mercado de Telefónica sea inferior al 50%.

Las zonas de mayor competencia, representan el 37% del total de los accesos de banda ancha en Espana. En ese conjunto de centrales la cuota de mercado de Telefónica es del 36,5%, inferior, incluso a la de los operadores de cable.

En las zonas competitivas Telefónica deberá ofrecer estos servicios mayoristas con unos «precios razonables» y sin necesidad de orientación a costes. En las zonas no competitivas, la operadora tendrá que ofrecer una oferta mayorista de acceso indirecto con velocidades hasta 30 megas «orientada en función de los costes de producción». Telefónica deberá presentar esta oferta mayorista en 2 meses a partir de la resolución definitiva. Por tanto, es posible que a partir de febrero de 2009 los alternativos ofrezcan 30 megas en acceso indirecto.

Esta propuesta será enviada a Bruselas, la Comisión Nacional de Competencia, el Gobierno y al conjunto del sector, que tendrán un mes para presentar comentarios y alegaciones antes de que la CMT tenga lista la regulación definitiva, prevista para diciembre de 2008.