Orange solicita a la CMT que bloquee la triplicación de velocidad de Telefónica

Orange ha solicitado a la CMT (Comisión de Mercado de las Telecomunicaciones) la paralización del aumento de velocidad que iniciará Telefónica el próximo 2 de julio a los usuarios que tienen 1 megabit de velocidad. Alega que si su rival aumenta la velocidad a todos sus usuarios, tendrá ventaja, ya que los competidores aún no pueden ofrecer este servicio por deficiencias en el ex monopolio.

La principal razón es que Orange considera que no va a estar en condiciones de migrar, a su vez, a sus clientes de 1 mega hasta, al menos, el mes de septiembre, debido a deficiencias en las bases de datos de usuarios que le proporciona Telefónica.

Orange tiene alrededor de 250.000 clientes de ADSL de un mega revendidos de Telefónica. Para saber si puede migrarlos a una oferta de 3 megas –para equipararse a Telefónica–, debe consultar una base de datos que le proporciona el ex monopolio y que se confecciona según parámetros técnicos (distancia a la central). Aquellos que se encuentren a más de 1800 metros tendrán problemas para alcanzar los 3 megas de velocidad y previsiblemente se quedarán con la velocidad inicial de 1 megabit.

Según el diario Expansión, Orange ha manifestado que las bases de datos de Telefónica tienen un 20% de clientes con datos erróneos, es decir es posible que una línea figure como no apta para la migración y sin embargo síq ue soporte perfectamente los 3 megabits. Este problema generará cierto malestar a los clientes de orange, de hecho según la operadora hay más de 50.000 que se encuentran en esta situación.

Además, Orange señala que Telefónica tiene obligación de comunicar con antelación este tipo de cambios a las operadoras que comercializan sus servicios mayoristas y que, en este caso, no lo ha hecho. La filial del grupo galo también pide el retraso del proceso de aumento de velocidad hasta que estén aprobados definitivamente por parte de la CMT los nuevos precios mayoristas del ADSL, que se aprobaron cautelarmente por el regulador en diciembre pasado.

Orange alega que para calcular esos precios –los que puede cobrar Telefónica a sus rivales por la oferta mayorista de banda ancha–, se utilizó la contabilidad de costes de Telefónica correspondiente a 2004. Sin embargo, desde entonces, y debido al uso de una nueva tecnología, denominada ADSL2 +, Telefónica incurre en menores costes que antes para la prestación de la velocidad de 3 megas, por lo que Orange exige que esa reducción de costes se tenga en cuenta y se refleje en los nuevos precios mayoristas.