La televisión en abierto no levanta cabeza mientras la de pago resiste

La televisión en abierto no levanta cabeza mientras la de pago resiste

Claudio Valero

Según datos publicados en el informe anual de UTECA, la televisión pública ha vuelto a sufrir una caída importante este año, por el contrario, la televisión de pago obtiene mejores resultados de los esperados e incluso, crece respecto al año pasado.

La televisión pública obtiene un descenso importante provocado por la disminución de la publicidad. Se cifra en una caída de hasta un 15%. José Manuel Lara Bosch, presidente de UTECA, pide que el dinero que se invierta en las televisiones públicas repercuta en los ciudadanos, y acordar definitivamente con los modelos de las televisiones públicas como medidas para que la televisión en abierto comience a ser rentable.

Por su parte, la televisión de pago, ha asimilado mejor de lo que cabría prever la subida de impuestos decretada en septiembre. A pesar de la consecuente caída de abonados el sector ha acabado el curso con un aumento en los ingresos del 3%. Esto se debe, irremediablemente, al aumento en las cuotas de los abonados, principalmente para la visualización del deporte rey en España: el fútbol.

Es precisamente este uno de los sustentos de la televisión de pago actualmente en España. La emisión de contenidos Premium que, como el fútbol, solo son accesibles si contratas televisión de pago. Gran parte de estos contenidos que antes se emitían en abierto y llamaban a las empresas publicitarias. Pero el ajuste de la televisiones públicas dado por la reducción de subvenciones y los recortes en los presupuestos genera la inevitable reducción de este contenido Premium y es una oportunidad para el crecimiento de la televisión de pago.

El contenido Premium, un aumento del número de canales, así como la especialización de los mismos, son características que hacen que la televisión de pago atractiva. Además, su inclusión en las ofertas de las operadoras de telecomunicaciones como Movistar, ONO o Jazztel, que ofertan paquetes con diferentes canales de pago, hacen más cómodo el acceso a esta televisión.

Otro dato importante es la aparición de servicios como Yomvi que facilitan la visualización de los canales de pago en cualquier momento y lugar por medio de un terminal móvil, tablet o portátil, algo atractivo, sin duda, para aquellos que no contrataban estos servicios por no poder disfrutar de ellos cuando tenían que desplazarse.

Con todo esto, se hace más fácil entender las conclusiones de UTECA, ya que la televisión de pago crece en atractivo, siempre y cuando la crisis y las circunstancias no limiten al usuario su adquisición. Es esto lo que nos dicen los datos: menos abonados que pagan más. El cliente es más selecto pero paga por un servicio que le compensa.