A pesar de la crisis, en España todos tienen un smartphone

A pesar de la crisis, en España todos tienen un smartphone

Redacción

La crisis no parece afectar al sector de los smartphones en España. Un nuevo dato así lo confirma, situando a nuestro país como el de mayor tasa de penetración de este tipo de dispositivos por delante de Alemania, Francia, Reino Unido e Italia.

Según el último estudio de Online Business School, cerca de 4 millones de españoles adquirieron un teléfono inteligente o una tableta. Esto ha sido gracias al aumento en la adopción de smartphones en nuestro país, que se ha disparado en los últimos años como demuestra que el 81% de los terminales adquiridos durante el pasado año fueron móviles con capacidad de conectarse a Internet y ejecutar aplicaciones.

Durante los dos últimos años nuestro país ha destacado por el fuerte ritmo de crecimiento en la adopción de esta tecnología, a la que se ha unido un aumento en el acceso a Internet en líneas generales hasta el punto de que el 67,9% de los hogares españoles ya accedía a la Red en 2012. Aunque la mayoría se conectan desde el hogar (91,5%) se observa un incremento de las conexiones en movilidad y se espera que con la llegada de la conectividad 4G siga aumentando.

Los datos de este último informe coinciden con los publicados hace unos meses por Comscore. Éstos señalaban que hasta octubre del pasado año España superaba con creces la media de penetración de smartphones en la Unión Europea con un 63,2% por el 54,6% de media. Android lidera estas ventas ya que en más de la mitad de los terminales vendidos se encuentra integrado el sistema operativo de Google, siendo Samsung el fabricante que más vende dentro de nuestras fronteras.

No deja de llamar la atención cómo los usuarios españoles no renuncian a la adquisición de este tipo de terminales a pesar de la situación económica que azota a miles de familias. El alto índice de paro no es óbice para que se adquieran terminales de todo tipo, desde las gamas bajas a las medias sin faltar una presencia destacada de la gama alta con móviles como el Samsung Galaxy S4 o el iPhone 5 cuyos precios se encuentran por encima de los 600 euros.

Igualmente, el final de las subvenciones por parte de los principales operadores no ha impedido el acceso de los usuarios a esta tecnología. Si bien el ritmo de renovación de terminales podría haber decrecido, se han impuesto modelos como el pago a plazos o la adquisición en pago único a la hora de comprar móviles. Así se deduce del auge de los Operadores Móviles Virtuales (OMV), compañías líderes en captación de usuarios y no precisamente por subvencionar teléfonos sino por ofrecer unas tarifas muy económicas. Así, podemos deducir que lo ahorrado a la hora de hablar y navegar por el móvil es invertido en muchos casos en la adquisición de smartphones.