Orange y Vodafone, obligadas a negociar con Jazztel para compartir su red de fibra

El acuerdo alcanzado por Vodafone y Orange con Movistar para compartir los accesos verticales de la red de fibra óptica se ampliará al otro operador implicado en el desarrollo de la red de nueva generación, Jazztel. Los operadores alternativos tendrán que llegar a un gran pacto entre ellos.

Hace unos días conocíamos el acuerdo alcanzado por Vodafone y Orange con Movistar después de meses de negociaciones. Los alternativos llevaban reclamando el acceso a las verticales que llegan hasta el hogar en los edificios desde hace tiempo y no había sido posible el entendimiento con el operador histórico, en claro desacuerdo con las condiciones que ofrecían dichos operadores.

La situación llegó hasta el punto en el que Orange acudió a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) para que el regulador mediase y tendiese un puente para que Movistar cediese en sus pretensiones. Finalmente, el pasado 2 de julio se anunció el acuerdo con las dos compañías, que también tienen su propio plan de despliegue de fibra para alcanzar 6 millones de hogares entre ambas en 2017.

Sin embargo, aún queda un obstáculo para acceder por completo a todos los edificios en los que el operador histórico ofrece su conexión de 100 megas. Éste no es otro que Jazztel. La compañía presidida por Leopoldo Fernández Pujals acordó el pasado año el despliegue conjunto con Movistar de su red de banda ancha de alta velocidad para llegar entre ambas a 3 millones de hogares en 2015 (cada uno se encargaría de facilitar el acceso a 1,5 millones).

De este modo, Jazztel podrá ofrecer una oferta de fibra sobre la red tendida por Movistar y viceversa, pero es en este último punto donde Vodafone y Orange se encuentran con una barrera ya que no han llegado a ningún tipo de acuerdo con Jazztel para ofrecer sus conexiones en estas zonas. No obstante, el entendimiento entre las tres no se antoja demasiado complicado puesto que el pacto acabaría beneficiando a largo plazo a todas ellas.

En apenas un mes se espera la aprobación por parte de la CMT de los precios mayoristas para el uso de las verticales, lo que podría acelerar el acuerdo entre las compañías. En caso de alcanzarlo de forma definitiva, la cobertura de fibra por nuestro país se verá acelerada de cara a alcanzar el primer objetivo marcado: 10 millones de hogares con acceso a FTTH en 2015.