Los operadores de móvil y ADSL generan más de 730 reclamaciones al día

Los operadores de telecomunicaciones continúan encabezando el ranking de consultas y reclamaciones ante organizaciones de consumidores. Lejos de mejorar sus prácticas de cara a los usuarios, en 2012 aumentó el número de quejas contra este sector, situándose en cerca de 268.000 en todo el año.

A pesar de los esfuerzos planteados durante el pasado año para mejorar su servicio de atención al cliente, la mayoría de los operadores siguen generando un gran número de problemas a los usuarios de telefonía móvil y ADSL. En los últimos años hemos visto cómo esta tendencia evolucionaba sin freno y los datos aportados por el Consejo de Consumidores y Usuarios (CCU) respecto a 2012 vienen a confirmar que el número de reclamaciones por culpa de sus prácticas continúa creciendo.

En 2012 se contabilizaron cerca de 267.972 consultas y reclamaciones ante las organizaciones de consumidores. Esto nos da una escalofriante media, puesto que alrededor de 734 consultas de este tipo se registraron cada día del año pasado. Si comparamos con los datos del año anterior comprobamos cómo se ha producido un aumento del 13% en el número de quejas.

La información viene corroborada por la aportada por FACUA-Consumidores en Acción, que ha subrayado que en el último año una de cada tres denuncias que reciben es motivada por este tipo de compañías. No en vano, el sector es de largo el más denunciado por los usuarios en la última década con las excepciones de 2002 y 2006 (años en los que coincidió el cierre de la academia Opening y la estafa de Fórum-Afinsa).

Desde las asociaciones de consumidores resaltan la falta de responsabilidad con la que actúan las compañías ya que a su juicio se desentienden de los clientes. Tampoco sirve de mucho la discreta colaboración del Gobierno y de las Comunidades Autónomas a la hora de poner freno a los abusos y que provoca «indefensión» en la comunidad de usuarios según explican desde FACUA. La solución para las asociaciones pasaría por «una regulación más estricta y más sanciones ejemplares que disuadan a las compañías de cometer infracciones», ya que en su opinión «los operadores ya cuentan con esas multas a la hora de cuadrar sus números y les es rentable«.

Los abusos más frecuentes que señalan las asociaciones son el incumplimiento de ofertas comerciales, envío de facturas erróneas, alta en servicios no solicitados, amenazas con penalizaciones abusivas, descoordinación entre departamentos y los excesivos tiempos de espera a la hora de atender. Por estos motivos, las asociaciones animan a los usuarios a oficializar sus reclamaciones de cara a ejercer presión y acabar con esta situación de una vez por todas.