Telefónica sigue reduciendo su deuda vendiendo activos

Telefónica sigue reduciendo su deuda vendiendo activos

Redacción

La deuda de Telefónica continúa descendiendo gracias a la política de venta de sus activos. El último paso de la compañía, rumoreado desde hace semanas, ha sido desprenderse del 100% de su filial en Irlanda, O2, en una operación que le ha reportado 850 millones de euros.

El gigante español sigue su plan de desinversiones a base de vender activos no estratégicos y reducir así su deuda financiera. El último trimestre acabó con un balance en este aspecto de 51.809 millones de euros, 550 millones más que al cierre de 2012. El objetivo del operador pasa por situarla por debajo de los 47.000 millones a finales de este año, para lo que se antojan operaciones como la que hemos conocido en Irlanda.

Como leemos en CincoDías, la transacción firmada con Three, filial irlandesa de Hutchison Whampoa, se ha realizado con un pago en metálico de 780 millones de euros más un pago aplazado de otros 70 millones en función del cumplimiento de unos objetivos no desvelados. Con ella se pone punto y final al periplo de la firma presidida por César Alierta en dicho país, que se inició en 2006 con la compra del grupo O2 en Europa. Con esta marca operaba en Irlanda, país donde acaparaba el 31,6% de cuota de mercado y el 3,4% gracias al OMV Tesco Mobile.

El descenso en los ingresos en este territorio explica en gran medida la operación. El mercado irlandés, al igual que sucede en otros seriamente afectados por la crisis económica como el español, es muy agresivo en cuanto a ofertas de los operadores. Así, en un año sus ingresos han caído un 13,1% (629 millones de euros) en el último año, lo que suponía el 1% del total recaudado por la compañía.

Próximas ventas

No obstante, la venta de O2 en Irlanda no será la única que se anuncie próximamente. En este año ya hemos conocido la venta del 40% de sus activos en Centroamérica a Corporación Multi Inversiones en una operación de 380 millones de euros, que se unió a las realizadas el pasado año con China Unicom (1.142 millones), Atento (1.051 millones) y en Alemania, donde situó en Bolsa el 23% de su filial por 1.449 millones de euros. Todo apunta a que la próxima podría ser la venta de O2 en República Checa, una transacción mucho más elevada y que se situaría en los 5.000 millones de euros.

Asimismo, también se espera la venta de torres de telefonía móvil en un movimiento similar al firmado con Abertis en 2012 así como otro posible acuerdo con Hutchison en Italia, donde Telefónica participa en Telecom Italia.