Llegan las primeras estaciones públicas de recarga de baterías móviles

Llegan las primeras estaciones públicas de recarga de baterías móviles

Gustavo Torán

Las primeras estaciones públicas para recargar el teléfono móvil ya son una realidad. Nueva York será pionera en esta solución que permitirá a los usuarios rellenar la batería de su terminal de forma gratuita que se extenderá por los puntos más importantes de la ciudad.

Street Charge. Ésta es la denominación del programa que ha dado sus primeros pasos en el parque Fort Greene, del neoyorquino barrio de Brooklyn. Se trata de un proyecto que extenderá 25 estaciones de recarga por toda la ciudad. En cada una de ellas se podrán conectar varios móviles a través de puertos USB y otros conectores. La energía de las mismas será solar gracias a los paneles que las integran y que cargan a su vez una batería de litio que también ofrece energía durante la noche.

La Gran Manzana, Summerstage en Central Park o las playas de Coney Island y Rockaways son algunas de las zonas donde será posible acceder a una de las estaciones impulsadas por el operador AT&T y la empresa de energía solar Goal Zero. Su presidente, Joe Atkin, pretende solucionar así los problemas habituales con la autonomía de la batería, extendido con la llegada de los smarthones y el uso intensivo que se hace de éstos.

Asimismo, explica que el proyecto surgió a raíz del paso del huracán Sandy por la costa estadounidense el pasado año. Numerosos apagones masivos se sucedieron en ciudades como Nueva York y se complicó así las posibilidades de comunicación de los ciudadanos, lo que llevó a los desarrolladores a poner en acción Street Charge.

Por el momento las estaciones cargan los smartphones a un ritmo del 10% de recarga cada 10 minutos, por lo que si queremos rellenarla por completo tendríamos que tener enchufado nuestro terminal algo más de una hora. Así, se antoja como una solución puntual idónea para realizar pequeñas llamadas urgentes o acceder a la Red de forma rápida y concisa. Igualmente, ofrecen soporte a la recarga de dispositivos como las tabletas.

Aunque no se trata de la solución definitiva y perfecta al problema de la escasa duración de las baterías, sí parece una buena alternativa para la comodidad de los usuarios. Veremos si las ciudades en España toman ejemplo y lanzan sus particulares modalidades de Street Charge.