Movistar compartirá con sus rivales la fibra en los edificios

Movistar compartirá con sus rivales la fibra en los edificios

Redacción

Apenas una semana después de que Orange y Vodafone clamasen por el acceso a las verticales de fibra óptica ya desplegadas por Movistar, el operador histórico ha presentado su propuesta para ello. El acuerdo definitivo entre todas las compañías se cerrará antes del 1 de junio.

Hace unos días nos hacíamos eco de las críticas de Orange y Vodafone hacia Movistar y su despliegue de fibra óptica. Según estas compañías, el operador líder en esta tecnología en nuestro país había realizado un despliegue «poco transparente» y además dificultaba el acceso al resto de competidores a su nueva infraestructura a pesar de los intentos de éstos por llegar a un acuerdo. Para presentar una reclamación formal acudieron a la CMT con el fin de que interviniese de forma urgente y forzase la voluntad de negociación de Movistar.

La primera respuesta de la compañía presidida por César Alierta fue mostrarse abierta a un posible acuerdo. Días más tarde ya sabemos algunos detalles de la propuesta del operador hacia sus rivales con el fin de permitirles el acceso al cableado desplegado hasta ahora en más de 2,3 millones de hogares de varios puntos del territorio nacional.

Uno de los motivos que adujo en su momento el operador fue que tanto Orange como Vodafone habían renegado del modelo de coinversión que se plasmó en el acuerdo Movistar-Jazztel. Sin embargo, la cláusula firmada por ambos para no revender a terceros servicios en esta nueva red que alcanzará otros 3 millones de hogares hasta 2015 fue considerada abusiva por parte del regulador, lo que motivó la negociación y la propuesta que ya ha sido remitida a los alternativos.

En ella no se incluye ningún compromiso para nuevos despliegues ni inversiones por parte de éstos. Movistar se comprometerá a adaptar las infraestructuras ya desplegadas en el interior de los edificios para facilitar que el resto de operadores pueda acceder a ellas. Por su parte, éstos pagarán a la compañía una cantidad que no ha transcendido y que vendrá a compensar «el riesgo asumido por Movistar en la inversión en las infraestructuras de fibra óptica en los edificios».

Igualmente, los operadores se comprometerán a responsabilizarse de la provisión de las obras y del mantenimiento de las infraestructura. Por último, se señala que se respetarán las condiciones acordadas entre el operador y Jazztel y que el acuerdo estará abierto a otras compañías que estuviesen interesadas.