Una actualización lanzada por Microsoft impide que se inicie Windows 7

Una actualización lanzada por Microsoft impide que se inicie Windows 7

Claudio Valero

La semana pasada, como ocurre todos los meses, Microsoft publicaba una serie de nuevas actualizaciones para sus productos. Entre esas actualizaciones, hay una que impide que Windows 7 se inicie. A continuación, os contamos más sobre esta actualización errónea y los pasos para eliminarla del sistema.

Como podemos leer en SoftZone, Microsoft lanzó una actualización que impide que Windows 7 se inicie. En concreto, se trata del parche denominado KB2823324, que provoca este problema, mostrando un ID de suceso 51 u otras numeraciones de error. Desde Redmond recomiendan desinstalar esta actualización, que ya han procedido a quitar del centro de descargas.

Esta actualización se enmarca dentro del grupo de parches que ha lanzado Microsoft para el mes de abril. Los de Redmond lanzan una serie de parches para sus sistemas operativos, además de para Internet Explorer y Office, que tratan de corregir todos los problemas detectados. Los segundos martes de cada mes son los días elegidos para liberar estas actualizaciones.

En esta ocasión, la actualización KB2823324 para Windows 7 provoca que el sistema no pueda iniciarse. Esta actualización, también puede causar conflictos con las soluciones de seguridad Kaspersky Antivirus o Kaspersky Anti-Virus for Windows Workstations, que de forma aleatoria podrían dejar de funcionar o indicarnos que nuestra licencia no es válida.

Pasos para desinstalar la actualización KB2823324

Microsoft ya ha retirado la actualización problemática de su centro de descargas, pero ahora nos quedará eliminarla de nuestra máquina. Para ello, primero vamos a comprobar que la tenemos instalada. Accedemos a Windows Update desde el panel de control y pulsamos en “Ver historial de actualizaciones”.

Actualizacion

Si la tenemos instalada, como se puede ver en la imagen superior, vamos a proceder a desinstalarla. Desde el Menú Inicio, Panel de Control, Programas, ver actualizaciones instaladas y la buscamos. Cuando la hayamos localizado, pulsamos sobre ella y seleccionamos desinstalar. Cuando Windows nos pregunte si queremos reiniciar, le diremos que si.

En caso de haber instalado la actualización y que nuestro sistema no arranque, debemos tener disponible del DVD de Windows 7 o un disco de restauración que hayamos creado. En algunos casos, el fabricante ha creado una partición de recuperación en el disco duro.

Si introducimos el disco de Windows 7, debemos pulsar la opción Reparar el Equipo hasta que lleguemos a Restaurar Sistema. En este punto, seleccionaremos un punto de restauración anterior a la actualización. También existen otras opciones más avanzadas, de las que podéis saber más en el centro de soporte de Microsoft.