Casi la mitad de los españoles ya tienen cobertura de banda ancha de alta velocidad

La evolución de la banda ancha de alta velocidad ha sido muy positiva en el último año. Así lo ha confirmado la CMT, que en su último informe asegura que el 41% de la población española se encuentra bajo cobertura de redes VDSL, HFC o FTTH.

Era una de las grandes asignaturas pendientes de España y poco a poco parece cercano el aprobado. La banda ancha de alta velocidad no conseguía despegar en nuestro país en los últimos años y eran continuos los informes que dejaban en mal lugar la velocidad de las conexiones españolas a la hora de compararlas con las europeas. Sin embargo, el esfuerzo inversor de los operadores ha dado sus frutos con especial mención al año 2012, en el que se ha multiplicado la presencia de las llamadas redes de nueva generación (NGA).

Conformadas por las tecnologías VDSL, HFC (la de los operadores de cable como Ono y los regionales) y FTTH (fibra óptica, desplegada en su mayor parte en España por Movistar), estas redes han visto aumentada su cobertura de forma considerable. El último informe publicado por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, centrado en la Evolución de la Competencia en Banda Ancha a fecha de junio de 2012, demuestra la gran progresión que han tenido en el último año.

En concreto, según estima el regulador el porcentaje de población cubierta por alguna red fija NGA a mediados de 2012 alcanzó la cifra del 41%. «En cifras absolutas representa la cobertura de 19,3 millones de habitantes«, señala la CMT a la par que destaca «el avance en los últimos seis meses, en el que el porcentaje pasó del 36,3% al 41%, casi cinco puntos porcentuales más».

Los mayores incrementos en la cobertura se han dado en Madrid y Barcelona, gracias en gran parte al despliegue de la red de fibra óptica de Movistar. A fecha de junio de 2012 alcanzaban el 51,3 y el 75% respectivamente. Si bien en los núcleos de población de entre 100.000 y 1.000.000 de habitantes no ha habido apenas progreso en este tiempo (pero en los que el porcentaje medio es del 60% gracias en gran parte a la presencia de los operadores de cable), en los de menor población sí se aumentó la cobertura NGA durante el primer semestre del año.

Sin embargo, la adopción de este tipo de conexiones es aún lenta si comparamos con la cobertura a la que llegan. El principal factor que provoca que en muchos casos los usuarios opten por una conexión ADSL es el precio de las de alta velocidad, un aspecto que se espera mejore con el paso del tiempo para que los operadores rentabilicen lo antes posible la inversión en unas infraestructuras que, por otro lado, seguirán aumentando su presencia en España a lo largo de este 2013.