5 cosas que WhatsApp hace muy mal

5 cosas que WhatsApp hace muy mal

Alberto García

WhatsApp es la aplicación de mensajería más usada en todo el mundo con 1.600 millones de usuarios mensuales. Sin embargo, la aplicación cuenta con numerosos fallos y problemas que demuestran el gran margen de mejora que tiene su desarrollo. Por ello, vamos a enumerar algunas de las cosas que WhatsApp hace muy mal.

No cifrar los chats guardados

WhatsApp introdujo el cifrado de extremo a extremo a principios de 2016, pero, aunque nuestros mensajes estén cifrados al viajar por la red y llegar a nuestro destinatario, las copias de seguridad que almacenamos en Drive no están cifradas. Gracias a ello, el FBI accede a miles de conversaciones de personas que investigan previa orden judicial a Google o a Apple, que facilitan los archivos guardados en Drive y iCloud.

whatsapp mal

Esto lo hacen como pequeña cesión a las autoridades para que tengan acceso a las conversaciones en el caso de que lo necesiten. Otras apps como Telegram o Signal no permiten esto bajo ningún concepto.

No tomarse en serio la seguridad con tantas vulnerabilidades

Prácticamente cada mes aparece una grave vulnerabilidad en WhatsApp. Tres de ellas el último año han permitido acceder a todos los mensajes del móvil, ya sea haciendo una llamada, enviando un GIF, o un archivo MP4.

Tanto es así, que hasta el propio Elon Musk ha bromeado esta semana con la seguridad de la app, donde, mostrando los diferentes emojis del nuevo emoji del brazo robot, en el último caso afirma que “viene con un hackeo gratis para el móvil”, en referencia al icono de WhatsApp. Esta pequeña puya es debido al hackeo que han sufrido importantes personas en todo el mundo, como el propio Jeff Bezos que vio cómo Arabia Saudí robó conversaciones de su terminal.

Lo más grave del asunto es que probablemente a WhatsApp no le interesa ser 100% segura, sino que ofrece puertas traseras camufladas como vulnerabilidades para que las agencias de seguridad como el FBI tengan acceso a aplicaciones y mensajes. Así, nada más que estos dos primeros puntos son suficientes razones para no usar WhatsApp; sobre todo para información muy sensible.

Tardar demasiado en incluir novedades

Las primeras menciones al tema oscuro de WhatsApp empezaron a aparecer a finales de 2018, y fue a principios de 2019 cuando empezaron a desarrollar la función. Básicamente, han tardado un año en lanzarlo, y de momento sólo está en la beta. En iOS de hecho todavía no se puede ni probar. Con los stickers también tardaron mucho en incluirlos.

En otras apps los desarrollos son mucho más cortos, donde por ejemplo en Telegram lanzan una función en la beta, y a los pocos días ya la introducen en la estable.

Depender del móvil para usarlo en el PC

Estamos en 2020 y todavía tenemos que depender de que nuestro móvil tenga conexión a Internet para poder usar WhatsApp Web o WhatsApp Desktop. Facebook dijo que iba a centralizar el uso de sus apps de mensajería, lo que permitiría dar el salto a la nube, además de que están desarrollando apps independientes para iPad y para Windows. Sin embargo, de momento tenemos que seguir usando el móvil como eje central, con el resultante gasto de batería del terminal.

La galería del móvil se llena de basura

El anterior punto nos lleva a este último. Como WhatsApp depende del móvil como eje para manejar nuestra cuenta, todo el contenido multimedia se baja por defecto en el móvil en lugar de guardarse en la nube. Por culpa de ello, el móvil se nos llena de basura innecesaria. En otras apps el funcionamiento es justo al revés, como en Telegram, donde todo está guardado por defecto en la nube, y sólo lo que nosotros bajamos manualmente se guarda en el móvil o en el ordenador.

Si todas estas características te han hecho recapacitar y han pensado dar una oportunidad a alguna de las alternativas de la app de mensajería de Facebook, desde este mismo enlace puedes ver cómo eliminar tu cuenta de WhatsApp.