AV1 ya supera en todo a HEVC: ya no hay motivos para no usarlo

Software

Los códecs que usamos a diario llevan años de perfeccionamiento detrás. Sus desarrolladores tienen que pulirlos antes de lanzarlos oficialmente, ya que no sólo es importante la calidad final que ofrecen, sino también su rendimiento, consumo de recursos, tiempo de codificación y tamaño final. Ahora, AV1 ha avanzado tanto que ya es mejor que HEVC en todo.

Nuevas mediciones demuestran que AV1 ya es mejor en casi todas las situaciones que HEVC

HEVC, o H.265, es el mejor códec que tenemos en la actualidad para vídeo, siendo el que se usa para cifrar las películas en Blu-ray 4K, y que ofrece la misma calidad que H.264 en la mitad de tamaño, o el doble de calidad en el mismo tamaño gracias a que la compresión de las imágenes se hace de manera más inteligente. Este códec, sin embargo, es propietario, y requiere pagar para usarlo. Incluso es de pago en Windows 10, pero hay un truco para tener HEVC gratis en Windows 10.

av1 codec

Sobre AV1, abreviatura de AOMedia Video 1, ya hemos hablado en otras ocasiones. Es un formato abierto y libre de royalties desarrollado por la Alliance for Open Media desde 2015, contando con el apoyo de las grandes tecnológicas como Google, Facebook, Amazon, Netflix, NVIDIA, Intel Apple o Microsoft. Es el sucesor natural de VP9, y era hasta un 30% más eficiente que HEVC y un 40% mejor que JPG. Sin embargo, se requería más tiempo para comprimirlo, y muchos recursos para descodificarlo.

Para comprimir contenido en AV1, actualmente hay dos algoritmos: rav1e (apoyado por Mozilla, Vimeo y Xiph) y SVT-AV1 (apoyado por Netflix e Intel). Para descodificación tenemos dav1d, el cual es una parte clave para garantizar su adopción. Ewout ter Hoeven ha demostrado cómo ha avanzado la compresión usando una serie de datos.

Para ello, ha hecho varias pruebas con la herramienta AreWeCompressedYet, donde ha comparado contenido codificado con libvpx (VP9), x265 y SVT-AV1, donde un resultado de 0,1 implica que cada píxel utiliza 0,1 bits. Un vídeo en 1080p a 30 fps usaría 6,25 Mbps siguiendo esa medida.

Para x265 y libvpx se usaron los modos de máxima calidad, además de usar compresión lo más lenta posible para obtener el mejor resultado. El resultado es que SVT-AV1 fue mejor en los modos más rápidos y más lentos, ofreciendo mejor calidad con menos errores según esta medida objetiva. AV1 tiene varios modos de compresión, siendo el enc-mode 8 el más rápido, y enc-mode 0 el más lento.

Así, para la calidad objetiva, se ha usado PSNR y MS SSIM, una medida objetiva que calcula el error matemático entre el vídeo fuente y el vídeo final tras aplicar el códec. En verde y amarillo vemos SVT-AV1 en modo 6 y 4, mientras que x265 es la línea roja y lbvpx la azul.

Para comparar la calidad subjetiva del vídeo, Netflix ha desarrollado VMAF, ya que ésta es la calidad final que perciben los usuarios. Dependiendo del método de codificación usado, se obtenían resultados mejores que con los otros 2 codecs, aunque con uno de ellos la calidad percibida era un poquito peor.

Todavía tardaremos en ver su lanzamiento final

Así, vemos que SVT-AV1 es más rápido y ofrece una mayor calidad de imagen a un mismo bitrate que libvpx y x265. En todos los modos es más rápido, mientras que en calidad los supera en los modos 5 y 4. El modo 4 ofrece la misma calidad objetiva con un 20% menos de bits, siendo sólo un 4% más lento.

Aunque SVT-AV1 todavía está en desarrollo y todavía tardaremos en ver el códec, en los últimos dos años se han llevado a cabo grandes avances. Tanto es así, que ya ofrece mejor calidad en bitrates idénticos, y a una velocidad mayor a la hora de codificarlo. Un vídeo de una hora puede codificarse ya en cuestión de una noche en un ordenador gaming actual de gama alta.

Escrito por Alberto García

Fuente > Ewout ter Hoeven