Esta es la enorme cuota de mercado de Windows Defender, lo que no gusta a la competencia

A lo largo de esta misma semana que toca a su fin, os vinimos hablando de las extraordinarios resultados que la solución de seguridad que Microsoft implementa de serie en unos de sus productos estrella como es Windows 10, había obtenido en las más recientes pruebas realizadas por la empresa especializada en ello AV-Test.

Cuando nos referimos a Windows Defender, hablamos de la solución de seguridad, que por cierto en breve pasará a llamarse Microsoft Defender, que el gigante del software integra de serie en Windows 10 desde los inicios del sistema allá por el año 2015. Como sabréis este software está habilitado de forma predeterminada en el sistema 10 de la empresa para que el mismo pueda proteger los dispositivos desde el momento en que se inician por primera vez.

Antes de Windows 10, las versiones anteriores del sistema operativo no tenían una protección realmente fiable, por lo que los usuarios se veían en la obligación de instalar soluciones antivirus de terceros en sus dispositivos, de ahí el auge e importancia que muchas de estas firmas adquirieron en su momento. Pero Windows Defender, en sus cuatro años de vida, ha evolucionado mucho, convirtiéndose en uno de los productos de este tipo más usados del mundo, lo que evidentemente afecta negativamente a los desarrollos de terceros en este sentido.

Y es que claro, a todo esto hay que sumarle que este antivirus es gratuito para los usuarios del mencionado Windows 10, y ya viene instalado y preparado de antemano tras poner en marcha el sistema, por lo que a priori el propio usuario no tiene que hacer nada para estar protegido desde el principio.

Windows Defender sigue mejorando y creciendo

Pues bien, a los buenos resultados obtenidos por el programa en lo que se refiere a la protección como tal, ahora hay que sumar la revelación recientemente comunicada por Microsoft referente a la penetración de mercado actual que tiene Windows Defender Antivirus. En concreto a mediados del año 2019, ya se habla de que esta solución tiene un uso en más del 50% de los equipos basados en Windows en todo el mundo.

Navegadores seguros

Por tanto esto se podría igualmente traducir que en este caso hablamos de la solución de estas características más usada al ser utilizada en más de 500 millones de dispositivos Windows, crecimiento que tiene toda la pinta de seguir subiendo con el paso del tiempo. Y claro, en gran medida debido a esta extensa cuota de mercado, Windows Defender se ha convertido en uno de los principales objetivos de los ciberatacantes, ya que en el caso de que un atacante logre superar sus defensas, buena parte de los sistemas Windows serían vulnerables como consecuencia de ello.

Es por ello que los ingenieros de Microsoft no paran de trabajar y mejorar este software, ya que todo hace indicar que de manera paralela a como lo hace el propio Windows 10, el antivirus integrado seguirá creciendo en uso. Es por ello que sus funciones de protección no paran de aumentar y ser más eficientes ante todo tipo de potenciales ataques externos, como sucede por ejemplo con la reciente incorporación de la funcionalidad Sandbox, capacidad para protegernos de ransomware o analizar discos duros o memorias USB, entre otras muchas. De hecho la preocupación del resto de desarrolladores de soluciones similares está aumentando, y con razón, más si tenemos en consideración los resultados perfectos obtenidos en las más recientes pruebas de realizadas por la firma AV-Test, tanto en protección, como en rendimiento y usabilidad, aunque no fue la única herramienta de este tipo que obtuvo una puntuación perfecta.

Windows Defender protege a más de 500 millones de equipos

Pero Microsoft tampoco quiere imponer su programa de seguridad a los usuarios de Windows 10, al menos eso es lo que deja entrever, por lo que Windows Defender Antivirus, a pesar de ser la solución predeterminada, está diseñado para deshabilitarse automáticamente cuando instalamos otro antivirus en el equipo basado en Windows.

Petya Microsoft

Con todo y con ello y tal y como vienen reflejando los más recientes datos obtenidos por la propia firma con sede en Redmond, su propuesta está más que aceptada en estos momentos, además son varias las razones que justifican ese 50% de penetración de mercado. Por un lado su coste, que es gratuito al adquirir Windows 10, sus constantes actualizaciones, comodidad de uso desde el principio, total integración en el sistema operativo, y por último, los buenos resultados que logra obtener en términos de protección y rendimiento general. Sin olvidar que, aunque su análisis está programado de forma predeterminada en Windows 10, podemos programar el análisis de Windows Defender para la hora y día que queramos.

¿Sois de los que ya usáis Windows Defender como solución de seguridad en Windows 10, o aún preferís echar mano de otras propuestas más veteranas de terceros?