Microsoft rompe también sin querer el menú de inicio de Windows 10 con su último parche

La semana pasada recogíamos que el parche KB4467682 de Windows 10 generaba diversos fallos a los usuarios del sistema operativo. Uno de ellos era que estaba provocando pantallazos azules a los usuarios del Surface Book 2, un ordenador creado por la propia compañía. Después de retirar el parche, ahora se descubren nuevos fallos en esa actualización.

Los parches KB4469342 y KB4467682 provocan fallos de renderizado en el menú de inicio de Windows 10

Microsoft parece estar completamente perdida y viéndose incapaz de lanzar un solo parche que no rompa algo del sistema operativo. Los últimos dos meses han sido para olvidar por parte de la compañía, provocando numerosos fallos con October 2018 Update y otros tantos con los parches que han ido sacando para subsanarlos.

windows 10 menu inicio

El último de estos fallos está presente en la actualización KB4467682 para April 2018 Update, así como también parece estarlo en el parche KB4469342. Este último parche “incluye” también fallos relacionados con el Reproductor de Windows Media, donde no se puede ir a un punto concreto de un vídeo que se reproduzca, o también genera cuelgues en Edge a la hora de reproducir vídeos en el navegador con una tarjeta gráfica de NVIDIA.

Además, con KB4467682, muchos usuarios están experimentando problemas con el menú de inicio, donde al abrirlo se encuentran con que no se muestra correctamente si el usuario ha personalizado la distribución de los programas y los Tiles. Así, aparece como cortado o renderizándose sólo la parte superior, dejando un hueco en la inferior.

Mañana se lanzarán una serie de parches para arreglar fallos del sistema operativo y de seguridad

Microsoft se ha dado cuenta rápidamente de este fallo, y afirma que está trabajando en una solución que incluirán en un parche durante este mes de diciembre. Mañana, Microsoft lanzará una serie de nuevas actualizaciones acumulativas para Windows 10, y es de esperar que el fallo esté solucionado en ellas, además de arreglar otros tantos que todavía siguen presentes en el sistema operativo dos meses después de haber sido introducidos.

Como vemos, Microsoft sigue lanzando actualizaciones sin probarlas lo suficientemente a fondo, a pesar de que hace dos meses prometieron que iban a mejorar la calidad de las que iban lanzando. Nada más lejos de la realidad, lo que parece es que ahora están peor que nunca, introduciendo constantemente fallos que afectan al uso normal de un sistema operativo que además es de pago. No encaja con una compañía que a día de hoy es la más valiosa del mundo, después de que tanto Microsoft como Amazon hayan superado a Apple, que no para de caer.