Amazon y eBay firman con Bruselas para impedir la venta de productos peligrosos

Amazon, eBay, Rakuten y AliExpress han firmado un acuerdo con la Comisión Europea con la intención de impedir que, dentro de Europa, se comercialicen productos de riesgo, o peligrosos. Algo que, como veíamos este fin de semana, no es tan difícil que ocurra. Según la Comisión Europea, con este acuerdo se impedirá la venta de productos que inciten al odio, productos inseguros, y que infrinjan derechos de autor, entre otros. Para ello, los cuatro grandes comercios se han comprometido con un acuerdo.

La Comisión Europea ha llegado a un acuerdo con cuatro grandes comercios electrónicos que operan en Europa, según el cual tendrán que retirar productos peligrosos a un ritmo más rápido que el que han mantenido hasta ahora, y por otro lado tendrán un plazo limitado también para la notificación a los clientes afectados. Las compañías que han firmado el acuerdo son Amazon, eBay, AliExpress y Rakuten-France, y los plazos que se han establecido son de dos días para retirar un producto, desde la notificación por parte de las autoridades, y de cinco días para la comunicación con los clientes que hayan comprado el producto.

Las ventas online crecen, y la Comisión Europea acaba de firmar un acuerdo para proteger a los clientes en Europa frente a productos peligrosos

‘El comercio electrónico ha abierto nuevas opciones para los consumidores’, han comentado desde la Comisión Europea, ‘y les ha ofrecido más productos a un precio más competitivo’. Las ventas a través de comercios electrónicos en línea se han disparado un 20% en el año 2016, según los datos de la Comisión Europea, y el organismo europeo considera que ‘los consumidores deben estar igual de protegidos cuando hacen sus compras online que en una tienda física’, motivo por el cual se ha firmado este nuevo acuerdo para regular los plazos para retirar productos inseguros.

Junto a este acuerdo se ha incluido facilitar a los vendedores el acceso al sistema de alerta rápida de la Unión Europea. De esta manera se podrá controlar de forma más sencilla la entrada en el mercado de productos inseguros, y se podrá evitar que su alcance sea significativo. En definitiva, con este acuerdo, los plazos de retirada y notificación, respecto a productos peligrosos, se agilizarán de manera notable.