Obligar a Netflix a tener un 30% de pelis y series europeas ¿acierto o error?

Netflix y Amazon, entre otras compañías de video on demand, podrían estar obligadas a contar con un 30% de contenidos europeos, si finalmente se acuerda el acuerdo preliminar de la Unión Europea que así se contempla. Algo que lleva rodando entre los legisladores desde el año 2006 y que finalmente está empezando a tomar forma. Ya había un borrador de hace dos años que contemplaba una cuota concreta, pero fijada en al menos un 20% de contenidos europeos. Ahora, se ha aumentado hasta un 30%, el cual busca evitar el foco en contenidos de Estados Unidos.

Netflix no ofrece el mismo catálogo aquí en Europa que en los Estados Unidos. De hecho, ni siquiera es el mismo catálogo de contenidos de vídeo en España que en Italia. Es decir, que una de las soluciones posibles por parte de la compañía de vídeo en streaming, extrapolable a cualquier otra como Amazon Prime Video, sería tan sencilla como reducir la ‘importación’ de contenidos de Estados Unidos a Europa, para aumentar la cuota de contenidos europeos sin que eso afecte de forma positiva alguna a las arcas del audiovisual de nuestra región. En Netflix no simpatizan con la posibilidad de que esta cuota se imponga, y lo dejaron claro en el año 2006.

Imponer un 30% de contenidos europeos a Netflix o Amazon Prime Video no tendría por qué beneficiar a la industria en Europa

Netflix ya está preparando una importante ola de contenidos europeos, pero en el año 2006 explicaron que ‘las políticas de contenidos deberían incentivar la producción de contenidos europeos’algo que ya está haciendo la compañía de manera unilateral con producciones propias en la región, pero ‘no imponer cuotas a los emisores y proveedores’Medidas como la reducción del IVA cultural en España sí incentivan la creación de contenidos. Sin embargo, los emisores y otros proveedores ‘podrían pasarlo mal para ofrecer estos contenidos’, según explicaban en Netflix hace nada menos que 12 años, cuando empezó a nacer la idea de esta nueva ley europea.

Si finalmente se aprueba, las compañías basadas en VOD podrían acomodarse y centrarse en más producciones europeas, o podrían recortar catálogo en función de estas producciones. En cualquier caso, la medida no tiene por qué tener un impacto positivo, y sí lo contrario.