Publicidad en el cine, en la televisión de pago o en los sistemas operativos ¿dónde está el límite?

Hemos llegado a un punto en el que asumimos que la publicidad es necesaria como fuente de financiación, pero la pregunta es ¿dónde está el límite? En los últimos tiempos, estamos viendo como soportes de pago (por los que el usuario ha abonado una cantidad de dinero) nos fríen con publicidad. Algunos ejemplos sonados pasan por las películas en las salas de cine, la televisión de pago e incluso, los sistemas operativos.

La idea de escribir este artículo no es nueva, pero la noticia de esta mañana sobre la llegada de más anuncios a Windows 10 ha terminado por decidirme. De nuevo, insistimos en la necesidad de la publicidad como punto de financiación. Son muchos los soportes que necesitan estos ingresos ya que son su fuente prioritaria, pero un debate más polémico surge cuando la publicidad empieza a llegar a medios por los que el usuario ha pagado.

10 minutos de publicidad para ver una película en el cine

Entiendo que en una televisión en abierto hagan cortes publicitarios (aunque a veces se pasen un poquito) para emitir programas o películas. El problema viene cuando esa publicidad da un salto a otros escenarios donde el usuario ha pagado ya previamente. Por ejemplo, si habéis ido al cine en los últimos tiempos, habréis comprobado cómo cada vez nos bombardean con más publicidad.

Y no, no hablamos de trailers de nuevas películas de esa productora, hablamos de anuncios de coches, colonias o productos de limpieza. Vamos, como si vemos la película de la sobremesa del sábado en Antena 3 en el sofá de casa. Al menos (ironía) no cortan la película del cine cada 20 minutos para poner publicidad.

Lo cierto es que muchos usuarios están poniendo la voz en el cielo debido a la gran cantidad de publicidad que ha llegado a las salas de cine. Para más inri, las entradas son cada vez más caras. Uno podría entender que esa ingente cantidad de publicidad se proyectara en las salas con entradas más baratas para compensar, pero no es así, y eso molesta y mucho.

La tele de pago también tiene anuncios

Otro segmento donde pocos entienden la publicidad es en los contenidos que se incluyen dentro de las plataformas de televisión de pago de las diferentes operadoras. De nuevo, volvemos al concepto de que el usuario ya paga una cuota mensual (nada económica, por cierto) para acceder a una serie de contenidos premium.

Los contenidos Premium como el fútbol o el cine no se interrumpen para mostrar publicidad (eso faltaría), pero si nos bombardean con ellas en los descansos o entre dos películas. La situación es peor en los canales comparsa que se incluyen en la oferta de televisión de pago. Estos funcionan casi como cualquier canal de la TDT con sus anuncios cortando la emisión cada dos por tres.

uso bloqueadores publicidad

Esto molesta incluso a las cadenas privadas que emiten en abierto. Los grandes grupos que emiten en abierto en la TDT en nuestro país quieren que los canales de pago de Movistar, Vodafone u Orange no puedan emitir tantos anuncios como ellos. Creen que debería ser incompatible la financiación mediante publicidad de las plataformas de pago y la obtención de ingresos adicionales mediante cuotas.

Así pues y aunque parezca extraño, el interés hace que usuarios y plataformas privadas de televisión en abierto tengan la misma forma de pensar ante la publicidad que se puede mostrar en las cadenas de televisión que forma parte de una oferta de pago. Actualmente, el límite es de 12 minutos de anuncios por hora de emisión, el mismo que en el caso de la TDT aunque podemos denunciar anuncios en caso de que creamos que no cumplan las normas.

Los sistemas operativos tampoco se libran de la publicidad

Y llegamos finalmente al tema que ha motivo este artículo. Microsoft empezó a mostrar publicidad en Windows hace bastantes meses. Esta publicidad llega en forma de “sugerencias” para que descarguemos o compremos sus propias aplicaciones. El menú de Inicio, la barra de tareas o el explorar de archivos, todos estos espacios se han visto invadidos por la publicidad.

inicio windows 10 anuncios

De nuevo, los usuarios ponen el grito en el cielo al tratarse de un sistema operativo de pago por el que han tenido que desembolsar una importante cantidad de dinero por una licencia. Otro gallo cantaría si se ofreciera una versión gratuita mantenida con publicidad donde los usuarios no tuvieran más remedio que ver anuncios, pero por la que no hubieran pagado ni un duro.

¿Dónde está el límite de la publicidad?

Llegados a este punto, debemos intentar poner límites a la publicidad en los medios de pago donde ya se le cobra al usuario un peaje por su uso. El formato de Spotify, con una versión gratuita soportada por publicidad, y una versión de pago sin anuncios, debería marcar la pauta en otros terrenos como las salas de cine, la televisión en plataformas de pago o los sistemas operativos.

¿Qué os parece? ¿Dónde está el límite de la publicidad?