Ventajas e inconvenientes actuales de la geolocalización móvil

Escrito por David Onieva
Ciencia

Hoy en día salir de casa sin el teléfono móvil en el bolsillo es algo que a muchas personas les pone hasta nerviosos, ya que se ha convertido en un dispositivo que, de manera equivocada o no, muchos consideramos como imprescindibles en el día a día.

Estos son unos aparatos que han alcanzado tal nivel de complejidad que nos permiten realizar multitud de tareas con un mismo aparato, algo para lo que hace solo unos años necesitábamos 4 o 5 dispositivos independientes. Hablamos de tareas tan comunes como escuchar música, buscar lugares, hacer fotografías, estar en contacto con el resto del mundo mediante la voz o textos, jugar, etc. Algunas de estas funcionalidades lo cierto es que mejoran nuestra calidad de vida, ya que podemos considerar que casi llevamos un ordenador en nuestro bolsillo, algo impensable hace poco más de una década.

Sin embargo para poder prestarnos todos estos beneficios, muchas de las herramientas de terceros que usamos para todo ello y que previamente hemos tenido que instalar en nuestro smartphone, necesitan conocer una buena cantidad de datos personales para poder darnos el mejor servicio posible en cada caso, lo cual no siempre es recomendable, al menos dependiendo del uso que hagamos de las mismas. Los datos propios que recopilan, en un principio de manera privada, tanto los sistemas operativos como las aplicaciones instaladas, son muchos, pero en este caso queríamos hacer referencia a un tipo en concreto y que se obtiene por medio de lo que se denomina como geolocalización.

Geolocalización

Como muchos ya sabréis, cuando hablamos de este término nos referimos al proceso que determina la posición de un objeto, en este caso nuestro terminal, en un sistema de coordenadas, es decir, que permite conocer la localización exacta de cualquier elemento. Gracias a la utilidad de todo ello, son muchas las aplicaciones móviles que hoy ya usan esta función, aunque siempre hay que hacer uso de este tipo de tecnologías con cierto cuidado, ya que tiene multitud de ventajas, pero su uso descuidado también tiene sus inconvenientes.

Ventajas de la geolocalización

Hay que mirar esta tecnología desde una doble perspectiva, ya que nos permite a nosotros mismos localizar la ubicación exacta de todo tipo de objetos y lugares, pero claro, del mismo modo nosotros también somos localizables por otros mediante el uso del teléfono móvil, por ejemplo. Gracias a todo ello podemos planificar rutas antes de salir de viaje, por muy complicado que sea llegar, localizar todo tipo de lugares de interés comercial, cultural o personal, o nos aporta importante información como el tráfico, el clima, etc. Además gracias a la mencionada geolocalización y a la potencia de los dispositivos que usamos hoy día, todos estos procesos los podremos llevar a cabo de manera casi inmediata.

Del mismo modo estas funcionalidades relativamente nuevas, nos han ayudado en gran medida a la hora de interactuar con amigos y familiares sin importar el lugar del mundo donde se encuentren. Gracias a esta tecnología unido a aplicaciones tan habituales como redes sociales o de mensajería instantánea, el hecho de compartir momentos personales mediante el uso de fotografías, lugares visitados, ubicaciones de interés o experiencias útiles para otros del lugar donde nos encontramos en ese instante, ya es algo posible a la vez que habitual.

Inconvenientes de la geolocalización

Hasta el momento hemos podido comprobar que las ventajas que esta funcionalidad nos ofrece en el día a día, ya sea a nivel profesional como más personal, son innumerables, ya que incluso hasta algunos juegos hacen uso de nuestra ubicación física para ofrecernos una mejor experiencia de uso en nuestros momentos de ocio. Pero no todo iban a ser bondades en este sentido, ya que, como hemos dicho, mientras que nosotros podemos localizar lugares y cosas al momento, nosotros también podemos ser localizados con la misma precisión. Esto es algo que, en malas manos, puede perjudicarnos, ya que es algo que, entre otras cosas, afecta directamente a nuestra privacidad.

Geolocalización ejercicio

Sirva como ejemplo que con el uso de aplicaciones móviles que centran parte de sus funciones en este tipo de localización, saben en todo momento nuestros hábitos, gustos, preferencias a la hora de desplazarnos, rutas habituales, etc. Todo esta información puede ser muy valiosa para multitud de compañías a la hora de, por ejemplo, vendernos sus productos a través de Internet. Asimismo algo cada vez más común es compartir nuestros desplazamientos, viajes y rutas directamente a través de redes sociales, por lo que un delincuente podría saber en todo momento por dónde andamos o el tiempo que vamos a tardar en volver a casa, incluso la ruta a seguir en el trayecto.

No es cuestión de ser alarmistas ni extremistas en este sentido, porque tampoco es cuestión de vivir en el miedo constante, lo único que hay que saber y ser conscientes de que en determinados casos, momentos o situaciones, hacer públicos todos estos datos personales acerca de nuestra ubicación y movimientos, no siempre es del todo recomendable, ya que no sabemos quién puede estar acechando para conseguir esa valiosa información.

Además, para terminar diremos que no todas las herramientas de terceros que instalamos en nuestros dispositivos nos piden nuestro consentimiento antes de hacer estos seguimientos, lo cual es aún más peligroso. Incluso hay veces que aceptamos sin darnos cuenta el compartir este tipo de datos, entre otros muchos que afectan a nuestra privacidad, por el simple hecho de no leer los acuerdos que suelen aparecer en pantalla al instalar un nuevo software.

Fuente > ADSLZone