Guía básica de overclock de memoria RAM para principiantes

Hardware

Hace dos meses iniciamos el ciclo de guías de overclock. Primero vino la guía de overclock para procesadores (CPU), y un mes después hicimos la guía de overclock para tarjetas gráficas (GPU). Ahora, vamos a proceder a cerrar el ciclo con el tercer componente de un ordenador al que se le puede hacer overclock: la memoria RAM.

Principalmente, a la memoria RAM de nuestro ordenador se le puede hacer overclock de manera más sencilla que al procesador y a la tarjeta gráfica. La razón de esto es porque la ventana de overclock es algo más limitada, pero la frecuencia que podemos aumentar puede permitirnos ganar unos cuantos FPS, aunque no tantos como haciendo overclock a la CPU, y, sobre todo, a la tarjeta gráfica.

memoria-ram-overclock

Lo que si notaremos es que las tareas que requieran mucha CPU irán más rápidas, y tenemos la ventaja de que la RAM no necesita refrigeración extra más allá del disipador pasivo que suelen incluir.

Consideraciones previas antes de hacer overclock a la RAM

Antes de hacer overclock a la memoria RAM, recordamos que hace un mes hicimos un artículo sobre la frecuencia a la que viene la memoria RAM de serie. Esta viene a la más baja de su especificación correspondiente, independientemente de la frecuencia que pusiera la tienda en la que la compramos. Si compramos un módulo DDR3, éste viene de serie con la especificación JEDEC de 1333 MHz. Si compramos un módulo DDR4, éste vendrá con la especificación JEDEC de 2133 MHz, y esto se hace para garantizar la compatibilidad con el máximo número de placas base. Por tanto, habrá que cargar el perfil XMP que nuestra placa lee automáticamente siguiendo los pasos que detallamos en el siguiente artículo.

Otro cambio de DDR4 con respecto a la memoria RAM DDR3 es que los voltajes de DDR4 son más bajos, pasando de los 1,5v de DDR3 a 1,2 de DDR4, reduciendo el consumo y aumentando la vida útil de los módulos. Para hacer overclock a la memoria RAM, necesitamos una placa base que lo permita, es decir, las de la serie Z (Z77, Z87, Z97, Z170 o Z270, por ejemplo). Las de la serie H sólo permiten utilizar la RAM a 1600 MHz para DDR3 y 2133 para DDR4, y no permiten hacer overclock.

placa-base

Principalmente, tenemos tres maneras de hacerle overclock a la memoria RAM: aumentar el BCLK o frecuencia (Base Clock), aumentar el multiplicador de la memoria, o cambiar el timing y las latencias. Aumentar estos valores provocará probablemente que tengamos que aumentar el voltaje de las memorias, por lo que también tenemos que tener en cuenta este valor.

Al igual que ocurre con los procesadores y las tarjetas gráficas, la capacidad de overclock de un módulo depende de cada modelo y fabricante. Esto es importante tenerlo en cuenta aún más con la RAM, porque puede que dos módulos no alcancen el mismo voltaje, y haya que elegir el máximo del que menos capacidad tenga.

cpu-z memoria ram

Para revisar todos los cambios que iremos haciendo a la memoria RAM utilizaremos CPU-Z, el cual ya recomendamos en el artículo de overclock para CPU y para revisar si teníamos la frecuencia correcta de memoria RAM con el perfil XMP cargado. Ahora, en los correspondientes apartados de Memory y SPD podremos conocer todos los detalles de nuestros módulos. Para modificar los parámetros, iremos al panel UEFI de nuestra placa base. Descarga CPU-Z aquí.

Pasos para realizar el overclock a la memoria RAM

Antes de empezar el overclock, comprobaremos que nuestro sistema es estable con pruebas como 3DMark, Unigine Heaven o AIDA64. También podemos usar herramientas como Memtest86+, pero no son muy intuitivas y requieren instalación en un pen drive mediante una ISO. Una vez tengamos todo estable, y hayamos comprobado que el perfil XMP funciona correctamente en nuestra placa base, vamos al menú UEFI reiniciando el ordenador y pulsando la tecla suprimir hasta que aparezca la pantalla inicial, y vamos al apartado de OC, el cual dependerá de cada placa base.

Aquí tenemos que tratar con valores como la frecuencia. La frecuencia es el valor en MHz de nuestra memoria RAM, y cuanto más alta sea, mayor será la velocidad de transferencia de información entre la memoria y el procesador, con lo que, si la aumentamos, ganaremos en rendimiento en programas que demanden mucho rendimiento de CPU. Como contrapartida, si aumentamos la frecuencia, aumentarán las latencias, que son el tiempo que tarda el procesador en acceder a la información de las memorias. En general, es preferible tener una frecuencia algo superior a costa de que la latencia aumente, ya que la frecuencia el valor más importante y el que más afecta al rendimiento de la RAM. La latencia puede ser también modificada manualmente, aunque de manera muy limitada.

c3-speed-vs-latency-table

Una vez dentro del menú correspondiente de la placa base, iremos probando uno a uno los valores de la frecuencia de la memoria. Por ejemplo, si tenemos DDR4-2133MHz, pasaremos al siguiente de 2400, 2666, 2800, 3000, etc.  Con respecto al voltaje, podemos pasar de 2133 a 2666 sin aumentarlo, y manteniéndolo en 1,2 o el permitido por nuestro fabricante, aunque tenemos margen de subir incluso hasta 1,4v. Lo recomendable es intentar mantenerlo por debajo de los 1,35v en el caso de la DDR4, o por debajo de 1,65v en el caso de la DDR3.

Photoshop

En general, lo mejor a la hora de elegir memorias RAM es comprar módulos que de serie cuenten con una frecuencia elevada. Hacer overclock más allá de la frecuencia que permite el perfil XMP del fabricante es complicado, y nos puede permitir aumentar unos cientos de Mhz la frecuencia a costa de subir ligeramente el voltaje, y a su vez esto puede provocarnos problemas de estabilidad en el sistema, como pantallazos azules. Si al hacer pruebas de rendimiento para comprobar la estabilidad del sistema tenemos pantallazos azules, deberemos bajar los ajustes hasta el último estable que tuvimos.

Escrito por Alberto García

Fuente > ADSLZone