Internet se vuelca contra MediaMarkt y sus ‘Tarjetas Black’

Internet se vuelca contra MediaMarkt y sus ‘Tarjetas Black’

Carlos González

Más de 12 millones de euros se gastaron en ropa, viajes de lujo y comidas en algunos de los restaurantes más caros de España con las tarjetas black que han sentado a 65 exconsejeros y exdirectivos de Bankia y Caja Madrid en el banquillo. Una crisis financiera y escándalo social que, en realidad, contempla 15,5 millones de euros consumidos entre los años 1999 y 2012 –los gastados entre 1999 y 2003 han prescrito-. Y ahora, el revuelo social en torno a las tarjetas black lo ha aprovechado la cadena alemana MediaMarkt para una polémica campaña publicitaria que parece haber dañado de muerte su imagen como marca en Internet.

Si por algo se ha caracterizado MediaMarkt en sus campañas publicitarias es por asumir el máximo riesgo, hasta el punto de rozar lo desafortunado con una y otra campaña. La ‘gracia’ del eslogan ‘yo no soy tonto’ y las cómicas imágenes caricaturizadas siguiendo el mismo planteamiento son un juego de niños en comparación con la última campaña publicitaria que, además de promocionar lo que ellos denominan tarjetas black, lo hace en un contexto en que anima a los consumidores a ‘sentirse como un pez gordo’. Los usuarios de las redes sociales han captado fácilmente la asociación entre estos conceptos y el caso de las tarjetas black por el que a finales del pasado año se celebraba un primer juicio.

Peces gordos y tarjetas black

‘Siempre ha existido gente que ha sabido ser más lista que nadie…’ Así empieza la campaña de MediaMarkt su resumen sobre la historia de los peces gordos, elaborando un contexto para sus tarjetas black. En esta campaña hay un vídeo principal, del que se extrae la frase literal que comentábamos anteriormente, y una serie de consejos que siguen la misma tónica. Todo para acabar explicando que por gastar más de una determinada cantidad se puede conseguir ‘dinero gratis’ para gastar en sus comercios como forma de ‘agradecimiento’ a los clientes fieles. El problema, y lo que ha incendiado las redes sociales no es la campaña en sí, que se reduce a ‘regalar dinero a gastar en sus comercios a quienes más consumen, de forma aleatoria’, sino la forma de hacer publicidad de MediaMarkt.

MediaMarkt ha asociado las ‘tarjetas black’ a ‘peces gordos’ en su última campaña. Este es el problema. Los usuarios de aquellas tarjetas black no eran peces gordos, sino corruptos.

El problema, o el malestar que los usuarios de redes sociales han manifestado, es que MediaMarkt habla sobre los usuarios de tarjetas black como ‘peces gordos’, asignándoles un ‘prestigio’ y reconocimiento que no corresponde con calificaciones como ‘más listo que nadie…’como extraíamos del vídeo, y constantemente se enuncia en su eslogan ‘Yo no soy tonto’-. Estos usuarios, en realidad, lo que hicieron es un delito castigado por la Ley, y se puede tachar de corrupción, estafa, malversación de bienes y otras tantas mil formas que no son en absoluto positivas. La opinión general, manifestada en redes sociales, es tan sencilla como que MediaMarkt se ha equivocado por completo.

Se ha criticado que ‘se haga humor de una crisis financiera, de corrupción, en España’, y varios usuarios de diferentes redes sociales han rescatado que con las tarjetas black se gastaron más de 20.000 euros en comercios MediaMarkt, en relación exactamente a lo mismo: hacer humor sobre el escándalo de las tarjetas black.