La memoria 3D NAND de los SSD enterrará a la flash tradicional en 2017

Escrito por Alberto García
Hardware

A principios de mes nos hacíamos eco de que el precio de las unidades SSD iba a subir de cara a principios del año que viene debido a que hay una enorme demanda de memorias 3D NAND Flash por parte de los fabricantes de estas unidades de almacenamiento. El problema es que hay escasez de este tipo de memorias, y tal demanda ha hecho que su precio suba, repercutiendo finalmente en el precio de los SSD.

La memoria 3D NAND reemplazará a la 2D Flash

Es esta memoria la que va a empezar a dominar en los próximos meses la industria de los SSD a partir de los próximos meses, ya que los fabricantes están empezando a reducir los envíos de la memoria NAND tradicional. Según apunta DRAMeXchange, los fabricantes de memoria NAND están reconvirtiendo sus plantas de producción para desarrollar memorias 3D NAND, que son más rápidas y baratas de producir, además de ser más densas, lo que permite que tengan una mayor capacidad de almacenamiento en un menor espacio.

ssd-precios-subida-3d-nand-flash

Es por esto que la oferta de la memoria NAND 2D plana empezará a caer abruptamente durante el primer trimestre de 2017, pasando a ser menos del 50% de la producción a partir del tercer trimestre. En la actualidad, la producción de las memorias 3D NAND representa el 30% del total de la industria.

Este nuevo cambio va a generar que haya un periodo de adaptación en el que va a haber escasez de memoria 3D NAND por la poca oferta que hay en relación con su demanda, y a su vez los fabricantes que sigan demandando memorias NAND 2D se van a encontrar con una baja producción debido a la transición a las 3D, por lo que el precio de los dispositivos fabricados con ambos tipos de memoria va a aumentar.

La demanda de SSD aumentará un 60% en 2017

Además, hay fabricantes que incluso están ya adaptándose para las memorias 3D NAND de 64 capas, frente a las 48 que tienen las memorias actuales. Este cambio permitirá duplicar la capacidad de las unidades de almacenamiento en el mismo espacio. Este tipo de memorias ya están empezando a llegar en exiguas cantidades a los fabricantes, y su presencia comercial empezará a ser significativa en los primeros meses del año que viene. Gracias al aumento de densidad, en el largo plazo esto ayudará a que de cara a finales del año que viene las unidades SSD empiecen a comercializarse en capacidades de 240-250 GB, tendiendo a desaparecer las de 120-128 GB, tal y como ocurrió con las de 64 GB.

Por tanto, a partir de finales de Navidad el precio de las unidades SSD aumentará debido a que va a haber menos oferta de las memorias que utilizarán estas unidades, pero de cara a la segunda mitad de 2017 los precios deberían volver a bajar junto con el aumento de las capacidades que vemos en el mercado. A esto hay que añadir que para el año que viene se espera que la demanda de unidades SSD aumente un 60% con respecto a 2016, equipando más de la mitad de los portátiles vendidos a finales del año que viene una unidad SSD.

Fuente > Computer World