MásMóvil cierra la operación de compra y ya controla el 100% de Yoigo

MásMóvil ya ha cerrado sus dos grandes operaciones del año 2016. Hace unas semanas se formalizó completamente la compra de Pepephone y ayer mismo se hacía oficial la de Yoigo. Ahora, la compañía amarilla controla el 100% de ambas empresas y camina con mano firme hacia la cuarta posición como operador convergente de nuestro país.

MásMóvil ha recibido todas las autorizaciones pertinentes para completar la compra del 100% del capital de Xfera Móvil S.A, más conocido por todos como Yoigo. El cierre de esta operación llega algunas semanas después de confirmarse la de Pepephone. Según se jacta la operadora amarilla en su comunicado, ahora está confirmado como cuarto operador de telecomunicaciones convergente en España.

El nuevo grupo tiene unos ingresos agregados de unos 1100 millones de euros en 2015 con un EBITDA de 100 millones y un flujo de caja de 75 millones de euros. Señalan que tienen potencial de crecimiento en todos los sentidos, tanto en ingresos como en generación de flujo de caja.

La cartera de clientes llega a los 4,3 millones de clientes, con sólo 100.000 en redes fijas. Este será el gran desafío de la operadora en los próximos años, el conseguir que muchos miles de clientes abracen sus ofertas convergentes. Para ello, además de precios bajos, deberá acelerar mucho el despliegue de fibra óptica. Actualmente, su red roza a duras penas el millón de unidades cableadas en unas pocas ciudades.

¿Y qué va a pasar ahora con Yoigo y Pepephone?

El futuro de ambas empresas parece bien diferente. Todo apunta a que Yoigo se convertirá en la marca principal. Esto es algo con mucho sentido ya que es la más conocida y goza de buena reputación entre los ciudadanos. El siguiente movimiento será incorporar la oferta de conexiones fijas a la gama de tarifas de Yoigo, permitiendo la contratación de tarifas convergentes en las próximas semanas.

Por su parte, Pepephone parece destinado a acaparar todos los experimentos de MásMóvil en el futuro. Según pudimos saber, la operadora amarilla quiere aprovechar la buena imagen de Pepephone entre sus clientes para lanzarse a nuevos mercados. Estos mercados no estarían precisamente ligados con la telefonía y pasarían por la venta de seguros o la comercialización de créditos.