Los técnicos de Verizon pueden ser despedidos si intentan reparar una línea de cobre

La evolución de las tecnologías que nos conectan a Internet es imparable. En nuestro país estamos asistiendo al progresivo cierre de las centrales de cobre para dar paso a la fibra óptica. Se trata de un proceso lento con un montón de requisitos previos y unas garantías a cumplir durante un tiempo. Sin embargo, en otras latitudes no son tan pacientes. Y es que los técnicos de Verizon pueden ser despedidos si intentan reparar una línea de cobre.

La operadora norteamericana Verizon ha comunicado a sus técnicos de campo que pueden ser despedido si intentar reparar una línea de cobre rota o averiada. En su lugar, los empleados deben intentar reemplazar esa conexión por un dispositivo que enlace con la red móvil inalámbrica de la operadora. Esto se desprende de un memorándum enviado a los empleados el pasado 20 de septiembre donde se lee claramente:

“No seguir esta directiva puede acarrear una sanción disciplinaria e incluso un despido”

línea de cobre

No reparar una línea de cobre si se puede instalar VoiceLink

Por el momento, no queda claro si es algo que se aplica en toda la red de Verizon o únicamente en Pennsylvania. Sin embargo, parece ser una medida que va a traer cola. Esto es debido a que VoiceLink, el servicio de telefonía inalámbrico de Verizon, no es un reemplazo indicado en el caso de existir alarmas, fax o dispositivos médicos, además de cualquier cosa que deba ser monitorizada.

Un sindicato de trabajadores ha denunciado la medida adoptada por la operadora americana. Según su presidente, los técnicos de campo de son obligados a llevar unidades VoiceLink en los camiones y deben rechazar la reparación de las líneas de cobre, incluso para los clientes de sólo voz.

Verizon intentará migrar al máximo número de clientes con problemas a su servicio inalámbrico VoiceLink para llamadas de voz desde el fijo utilizando la red móvil. Sólo podrán reparar la línea de cobre cuando no sea posible conectar a este cliente con el servicio inalámbrico o bien, este no sea una alternativa viable.

La operadora ha instalado su VoiceLink en más de 1000 ubicaciones de Pennsylvania en los últimos siete meses, aprovechando una huelga de instaladores que se prolongó durante 44 días. En ese momento se instalaron muchas de estas unidades en lugar de reparar las líneas de cobre.

En realidad, todo forma parte de un plan a largo plazo para apagar el cobre en Estados Unidos y sustituirlo por tecnologías más modernas que se basen en fibra óptica o inalámbricas. Sin embargo, los operadores deben pedir permiso y cumplir unos trámites antes de poder cerrar las líneas para siempre.

¿Qué os parece la forma de actuar de Verizon con las líneas de cobre?