EE.UU. ya no gobierna Internet ni el sistema de DNS

EE.UU. ya no gobierna Internet ni el sistema de DNS

Roberto Adeva

Este fin de semana ha sido importante para el globalizado mundo de Internet, ya que el inicio del mes de octubre de este mismo año 2016 fue la fecha marcada desde hace ya un par de años como de posible transición sobre el control del sistema DNS (Sistema de Nombre de Dominio) de Internet. Un control que venía siendo del gobierno de los Estados Unidos y que según se venía solicitando desde hace tiempo, ha sido tomado por una organización privada.

Concretamente, la entidad encargada a partir de ahora será la ICANN (Corporación de Internet para la Asignación de Nombre y Números), entidad sin ánimo de lucro a nivel internacional, que será la que tome el control sin la influencia del gobierno de los Estados Unidos. Esta transición no ha sido tan fácil como algunos pensaban, ya que han sido varios senadores estadounidenses representando diferentes estados los que han tratado de bloquear la transferencia del control del sistema DNS a la ICANN.

ICANN sistema de DNS

Pero finalmente, el juez ha permitido esta transferencia y ahora la ICANN será quien tenga el control sobre el sistema de DNS. Sin duda, un sistema muy importante en el mundo de Internet puesto que es un registro de las equivalencias entre las direcciones IP que utilizan los routers y equipos conectados, poco legiles y difíciles de recordar, y los nombres de los dominios, que son los nombres que usamos para referirnos a los sitio y que sí son fáciles de recordar.

Desde luego que la ICANN será la encargada del control y del correcto funcionamiento, pero como no podía ser de otra manera, son otras muchas empresas y entidades las que trabajaran al lado de la entidad sin ánimo de lucro para garantizar que el sistema funcione correctamente, ya que si el DNS no funciona, el correcto funcionamiento de Internet se verá gravemente afectado.

Se trata de un importante hito en Internet, un mundo que durante las últimas décadas ha estado controlado por el gobierno de los Estados Unidos, que hasta el último momento no se planteaba el hecho de tener que ceder este control. Por lo tanto la red estará ahora más protegida de los controles autoritarios, aunque también puede surgir la duda de quién será ahora quien controle al propio controlador del sistema de DNS.