La CNMC obligará a Telefónica a revender sus 300 megas simétricos a sus rivales

El NEBA es un servicio que se ofrece a operadores alternativos y no va destinado al usuario final, pero que afectan a la oferta que pueden dar estos operadores a los usuarios. La CNMC obligó a Telefónica a que estos operadores tuvieran acceso a la red de fibra óptica en determinados municipios situados en zonas determinadas como ‘no competitivas’.

El pasado mes de febrero, la CNMC aprobó una regulación que obligaba a Telefónica a compartir el acceso a sus redes de fibra óptica en zonas que pueden ser susceptibles de acabar siendo monopolizadas por Telefónica debido a la falta de competencia y recursos de otros operadores para desplegar fibra óptica. Como respuesta, Telefónica aseguró que ralentizaría el despliegue de fibra en esas zonas, centrándose en otras.

fibra-optica

Esta regulación obligó a Telefónica a ofrecer NEBA local en esas zonas no competitivas, cuyos municipios representan el 65% de la población española, quedando sólo al margen 66 municipios con el 35% de la población que sí son competitivos a ojos de la CNMC. Para la CNMC, competitivo significa que haya al menos tres operadores desplegando redes de FTTH o HFC.

Ahora, gracias a la nueva regulación de la CNMC, el nuevo servicio de acceso virtual (NEBA local) será accesible a los operadores alternativos para ofrecer servicios de Internet a través de las redes de fibra óptica de Telefónica, a través de conectar centrales cabecera de Telefónica con zonas no competitivas.

Telefónica

Gracias a esto, el límite actual en el que se encuentra el NEBA (conexiones de 30 MB) quedará eliminado, y los operadores alternativos podrán ofrecer velocidades de hasta 300 MB simétricos, que es el máximo que existe en el mercado para usuarios en nuestro país. No obstante, estos operadores alternativos podrán elegir ofrecer tarifas de menor velocidad a precios menores, con lo cual podrán ofrecer ofertas flexibles a minoristas.

La consulta pública tiene dos meses para que se presenten observaciones o sugerencias. Después de los dos meses, la Comisión Europea recibirá notificación de ello, y será aprobado por la CNMC. A partir de ahí, el nuevo plan de desarrollo para el NEBA local será realizado en un plazo de 12 meses.

Esta nueva regulación llega unos días después de que la Comisión Europea haya elaborado un informe en el que valora muy positivamente el despliegue de fibra óptica en nuestro país, siendo el país de la Unión Europea donde más ha crecido. Esperemos que con esta nueva regulación sean más los usuarios que tienen acceso a la fibra óptica.