Cuando tu casa se convierte en el principal enemigo del Wi-Fi

Redes

El uso de Internet desde casa gracias a los teléfonos móviles, tabletas, videoconsolas, Smart TV o dispositivos weareable ha hecho que poco a poco los routers tengan que ir adaptándose a la necesidad de soportar nuevos dispositivos conectados. Pero la convivencia con otros aparatos del hogar o incluso la propia distribución de la vivienda pueden hacer que la calidad de la señal Wi-Fi se resiente más de lo deseado.

Cuando la conexión inalámbrica a Internet se ralentiza o se corta siempre solemos acordarnos de la empresa de telecomunicaciones que nos proporciona el servicio a Internet. Aunque hay casos que la propia conexión es la principal causante de un pobre rendimiento en cuanto a calidad y velocidad de la misma, lo cierto es que hay factores ajenos a la operadora que pueden hacer que el Wi-Fi se convierta en un dolor de cabeza.

Uno de los principales es el colapso de la banda de frecuencias de 2,4 GHz, ya que aunque muchos dispositivos ya aprovechan la banda de 5 GHz que soportan algunos routers duales, lo cierto es que pequeños electrodomésticos como microondas u otros aparatos que pueden empezar a contar con conexión a la red como son los frigoríficos, empiezan a saturar la misma. Mientras en los hogares esperamos la llegada del estándar Wi-Fi 802.11 ah HaLow para explotar la banda de 900 MHz, por ahora la convivencia entre los dispositivos puede seguir siendo un problema. Por si eso no fuera poco, la propia estructura de algunos electrodomésticos puede interferir en la señal y conviene alejar nuestros dispositivos de estos puntos problemáticos. Sin ir más lejos, el pasado mes de Diciembre vimos cómo incluso las luces del árbol afectaban a la señal del Wi-Fi.

wifiCasa

Las paredes de tu casa pueden ser una condena para la señal Wi-Fi

A ello hay que sumar la propia distribución de la vivienda, ya sea en varias plantas o con muchas estancias, así como los materiales que la revisten. La aparición de estructuras metálicas o muros de hormigón excesivamente gruesos hacen que la señal pierda intensidad y en ocasiones es recomendable hacernos con un dispositivo PLC como solución para ampliar el alcance de la señal Wi-Fi desde la fuente o bien situar el router en un lugar céntrico y sin obstáculos cercanos.

Este último punto puede servir también para paliar las interferencias causadas en nuestro Wi-Fi que también pueden llegar si tenemos el router demasiado cerca al de alguno de nuestros vecinos. Y si no nos importa reparar en gastos también podemos pensar en cambiar de router ya que algunos que vienen de serie con la conexión de la operadora en régimen de alquiler u obsequio, son bastante limitados.

¿Sufrís problemas de interferencias en vuestra conexión inalámbrica?

Quizá te interese…

Así es el primer router compatible con WiFi 802.11ad que consigue hasta 7,2 Gbps

Configura perfectamente tu WiFi con este programa

Asi evolucionará el WiFi en los próximos años

Escrito por David Valero

Fuente > ADSLZone

Continúa leyendo
Comentarios
4 comentarios
  1. Anónimo
    Usuario no registrado
    11 Ene, 16 2:20 pm

    Prefiero no escuchar a mis vecinos a tener buen Wi-Fi

  2. María Susana Sánchez López
    Usuario no registrado
    11 Ene, 16 3:14 pm

    Sesteo que esta escrito me pasa en mi casa no puedo muchas veces en el móvil ver los vídeos en mi habitación se corta o me dice que no tengo wifi dijeron que cambiaría. Él router y hasta ahora nada

    1. ccartola 11 Ene, 16 4:42 pm

      Busca un canal diferente.

      Hay apps para móviles que te indican qué canal wifi están usando los vecinos, entra en el router, cambia ese canal y notarás mejoría. También hay artículos en adszone.net que te dicen qué apps y cómo hacerlo.

      Muchas veces coinciden los canales de transmisión wifi y se acoplan unos con otros por estar en el mismo todos, de ahí que tengas pérdidas de señal.

      1. Anónimo
        Usuario no registrado
        11 Ene, 16 4:59 pm

        Lo del canal no sirve si no llega no llega, que pongan un buen router wifi de gran alcance que con lo que cobran a la larga lo amortizan.