Apple pagó 318 millones en Italia en impuestos tras ser investigada, en España sólo paga 2,4 millones

La polémica política fiscal de Apple ha vuelto a escribir otro vergonzoso capítulo. En Italia, la firma de la manzana mordida se ha visto obligada a pagar 318 millones de euros después de una investigación por fraude fiscal. En España sólo pagó 2,4 millones en impuestos en 2014. Lo curioso es que en ambos países utiliza un sistema para eludir impuestos similar.

La filial italiana de la empresa con sede en Cupertino se ha visto obligada a pagar 318 millones de euros en impuestos a la hacienda de este país después de una investigación por fraude fiscal. Lo única que ha trascendido es que la multinacional norteamericana ha aceptado liquidar esa cantidad al fisco italiano que no ha querido realizar más declaraciones al respecto. Además, la compañía está siendo investigada también por la Comisión Europea.

timcook

Se sabe que la negociación entre Italia y Apple ha durado varios después de las acusaciones lanzadas por la fiscalía el pasado mes de marzo. A la compañía de la manzana mordida se le acusaba de no pagar el impuesto de sociedades entre los años 2008 y 2013. Finalmente, han terminado pagando la cantidad exacta que les reclamaban las autoridades italianas después de realizar una inspección fiscal por parte del departamento de Lucha contra el Fraude, Grandes Contribuyentes y las autoridades de Hacienda.

Apple defrauda igual en España

Lo curioso del asunto es que la técnica utilizada por Apple en Italia es similar a la que utiliza en España. La firma norteamericana opera a través de una filial que ofrece servicios a la matriz internacional de ventas. A esta le compraba los productos a un precio con apenas margen de beneficio, concepto por el que luego cotiza cantidades irrisorias.

apertura-iphone-apple-españa

Con lo pagaba por Apple en Italia en un solo año, se supera de largo lo pagado por esta empresa en España en toda su vida. Recordemos que en 2014 pagó 2,4 millones de euros a través de Apple Marketing Iberia. Pese a estar en uno de sus mejores momentos a nivel económica con ventas millonarias de sus dispositivos iPhone, los californianos siguen realizando una compleja ingeniería fiscal para evitar pagar impuestos en todo lo posible.