Windows 10 sigue dando problemas con las conexiones de red

Windows 10 sigue dando problemas con las conexiones de red

Carlos González

Desde el lanzamiento de Windows 10 han sido varios los problemas de incompatibilidad que ha tenido el sistema operativo, y no sólo con software sino también con hardware. En resumidas cuentas, la mayor parte de los problemas tienen que ver con los drivers de algunos componentes, y los que más preocupan son los relacionados con las conexiones de redes.

Microsoft ha permitido en esta ocasión que los usuarios actualicen gratis a Windows 10. Ahora bien, sólo si tenían anteriormente licencia de Windows 7 o Windows 8. Durante el pasado mes de junio, la firma de Redmond lanzaba la aplicación Get Windows 10 para facilitar la actualización del sistema operativo, y a partir de aquí empezaron a producirse algunos problemas de compatibilidad con determinados componentes, como por ejemplo los relacionados con redes inalámbricas.

windows

Según han venido reportando los usuarios desde el comienzo de Windows 10, los adaptadores Broadcom han dado varios problemas, lo que ha supuesto la imposibilidad de conectar a redes con componentes firmados por esta compañía. Además, también se han producido otros problemas con el WiFi y Bluetooth, todos ellos derivados por la actualización a Windows 10.

Microsoft sigue solucionando problemas de hardware en Windows 10

Este tipo de problemas han sido ya reconocidos por Microsoft en su página oficial de soporte, y desde el equipo de asistencia de Microsoft han ofrecido a los usuarios algunas soluciones, com la actualización de drivers. No obstante, sigue habiendo usuarios que en los foros de soporte se quejan de que Bluetooth y WiFi siguen dando problemas de compatibilidad en Windows 10, por lo que es evidente que Microsoft no ha resuelto aún todos los problemas.

Durante el primer trimestre de 2016 se espera que Microsoft lance una ‘gran actualización’ para el sistema operativo. Y es que, aunque vía OTA -Over The Air- se lanzan casi a diario algunos parches y correcciones menores, la firma de Redmond quiere acabar definitivamente con todos los problemas en las conexiones de redes. Es decir, que esta ‘gran actualización’ podría solucionar, definitivamente, todos los problemas con WiFi y Bluetooth.