¿Es imposible evitar la actualización a Windows 10? Microsoft reduce las opciones

Si ya existían quejas acerca del “acoso” con el que Microsoft trata de convencer a los usuarios de versiones anteriores para actualizar a Windows 10, ahora la compañía de Redmond echa más leña al fuego al reducir las opciones para saltarnos la actualización. Un nuevo mensaje en el cuadro de actualización ofrece dos únicas opciones, “actualizar ya” o “actualizar esta noche”.

Que el lanzamiento de Windows 10 iba a ser el acontecimiento del lustro para Microsoft quedaba fuera de todo duda, antes incluso de que el pasado verano el gigante tecnológico decidiera por fin lanzar al mercado la última versión de su sistema operativo. Pero el ansia por captar una gran base de usuarios desde los primeros meses de vida empieza a pasar factura a la reputación de Microsoft entre los usuarios de Windows 7 o Windows 8.1, ya que en muchos casos, se sienten molestos con los continuos recordatorios para actualizar a Windows 10.

La última ocurrencia de Microsoft ha pasado por modificar el cuadro de notificaciones que nos recuerda el estado de la actualización de Windows 10, y aunque hasta ahora podíamos decidir actualizar en otra ocasión, ahora Microsoft ha incluido solo dos opciones en la ventana emergente que nos avisa acerca de la actualización. Por un lazo tenemos la más directa que será la de dar el salto inmediato a la nueva versión, pero por otro lado tenemos la versión “update tonight” con la que estaríamos forzados a actualizar en breve.

actualizar windows 10

Algunos quieren quedarse en Windows 7 o Windows 8.1

La única opción con la que cuentan los usuarios para bloquear esta actualización a Windows 10 es la de no aceptar los términos y condiciones de la actualización cuando se inicie llegado el momento, pero parece que Microsoft quiere asegurarse captar a algunos indecisos con una actualización que puede incluso producirse de manera involuntaria.

La implantación de Windows 10 avanza a buen ritmo pero todavía existen millones de usuarios que esperan a que el nuevo sistema operativo se consolide para dar el salto, si es que se deciden finalmente. Aunque la actualización será gratuita de manera temporal para los poseedores de licencias anteriores, existe una extendida preocupación acerca de la compatibilidad de nuevos programas y problemas de seguridad que se han detectado en los primeros meses de vida del nuevo software. La campaña navideña parece haber sido la chispa que ha acabado de encender la mecha pero muchos se preguntan si igual Microsoft está tensando demasiado la cuerda.