Los diputados que abandonan el Congreso se llevarán un móvil de gama alta a precio de saldo

El cierre de legislatura en el Congreso de los Diputados sigue dejando noticias polémicas respecto a las asignaciones y dietas que podrán disfrutar los ex-parlamentarios que dejan su cargo. Esto significa que los diputados salientes mantendrán los nuevos móviles de gama alta que se han adjudicado hace apenas meses en el nuevo contrato por un precio irrisorio, mientras que los entrantes tendrán derecho a contar con esas mismas ventajas.

Muchos se preguntan qué sucederá con las prebendas de los diputados cuando finalice la legislatura y se forme de nuevo la nueva cámara del Congreso. Estos cargos traen consigo aparejada la renovación de dispositivos electrónicos como teléfonos móviles o tabletas y también con la tarifa de telefonía e Internet tanto móvil como fija. Ventajas que no siempre han sido bien vistas, sobre todo cuando echamos la vista atrás y vemos como en el pliego de condiciones de este tipo de ofertas se aseguran terminales móviles tope de gama o tabletas de última generación.

Nuestro país viene de una situación en la que ha atravesado una fuerte crisis económica y que aunque todavía no ha salido del todo de la misma, lo que resulta cierto es que muchos ciudadanos claman frente a estas ventajas ya que muchos siguen pasando una época difícil. El actual contrato de telefonía móvil estará vigente hasta diciembre de 2016, pero entre medias tendremos unas elecciones que llegan en breve, el día 20 de diciembre, y por ello muchos se preguntan si es necesario además que estos dispositivos tengan una renovación periódica, ya que los más recientes apenas tienen unos meses.

apertura-congreso-diputados

El Congreso de los diputados se decanta por productos Apple

Hay que tener en cuenta que los diputados que abandonen el cargo al término de la presente legislatura si lo desean podrán mantener sus terminales pagando un precio simbólico de apenas 50 euros o bien devolverlos al Congreso, y los entrantes que juren el cargo tendrán acceso a nuevos  terminales móviles, lo que se traduce en más gasto. Esto podría paliarse si se vincularan los terminales móviles y tabletas al cargo y no a la persona y se obligara a devolverlos al término, o si bien se limitara su asignación, algo que en contadas ocasiones hemos visto como ocurría cuando representantes políticos han optado por opciones más económicas o directamente han rechazado estos dispositivos.

A pesar de ser herramientas necesarias para desempeñar el cargo, en cuanto a los móviles que entraban dentro de los requisitos destacaban terminales de gama alta como el iPhone 6 o el nuevo iPhone 6S de cara a la renovación del próximo año, y por la parte de las tabletas los propios iPad. Y es que los productos de Apple son muy valorados ya que en la propia licitación se hace mención que los equipos deberán tener el sistema operativo iOS, con lo que no hablamos de terminales de entrada en absoluto y sí de dispositivos que pueden rondar los 600 euros.

¿Creéis que debería recortarse aún más estas partidas de gastos en telefonía y móvil?