Una alianza intenta que los juegos abandonados reciban parches, mods y servidores de forma legal

No hace mucho conocíamos con tristeza como Nintendo vetaba el intento de resucitar el Mario 64 en alta definición para navegadores. La falta de soporte que las compañías hacen a juegos antiguos quiere ser solucionada por la Electronic Frontier Foundation que lucha para que las compañías de videojuegos acepten que los usuarios puedan ofrecer soporte a los juegos antiguos que ya han sido abandonados por sus creadores.

En el mundo de los videojuegos pocas cosas hay más molestas que ver cómo las actualizaciones y parches para tu juego favorito dejan de llegar y los servidores para el juego online cesan en su servicio. Aunque en los juegos más populares, las principales compañías del sector tratan de alargar este momento al máximo, hay un momento en el que el juego pasa a ser considerado como abandonado. Esta circunstancia hace que algunos desarrolladores lo clasifiquen como abandonware y permitan la descarga gratuita, pero muchos otros recelan de los derechos de Propiedad Intelectual que tienen sobre los mismos y no permiten que su obra sea alterada. Lo vimos hace poco con el caso de Nintendo y el Mario 64 HD creado por unos fans.

servidores-cerrados

Pero la EFF está tratando de conseguir que las compañías liberen dichos juegos para que los propios usuarios que lo deseen puedan continuar ofreciendo soporte a los mismos de manera. Eso permitiría administrar de forma legal servidores de juego online dedicados a títulos multijugador, así como el lanzamiento de actualizaciones y parches continuos. Actualmente, los mods en muchos juegos son una herramienta clave para dotar de una mayor vida útil al juego, pero en algunos casos, y sobre todo en el mundo de las consolas, aún se vulneran las legislaciones de copyright vigentes en algunos países al estar alterando el juego original sin el consentimiento de los creadores.

Juegos viejos, pero con mucho tirón aún por delante

Lo cierto es que la EFF ha ido logrando avances en este campo con el paso de los años. La Entertainment Software Alliance (ESA) que aglutine a los desarrolladores de videojuegos, ha ido cediendo terreno y ya acepta la diferencia entre la piratería y comportamientos como el de los modders. De hecho, los abogados que están representando a la EFF en el proceso que quiere aclarar la polémica sección 1201 de la Digital Millennium Copyright Act, consideran que sin el trabajo de hackers y modders, los propios creadores de videojuegos no podrían avanzar de igual forma.

Para apoyar su petición ante la Oficina del Copyright de Estados Unidos, la EFF ha recogido en una lista los servidores de juegos muy populares que se cerraron únicamente en 2014, entre los que se incluyen títulos cómo Age of Empires Online, y diversas entregas de las franquicias FIFA, Battlefield, Command and Conquer, Crysis o incluso juegos que tienen a Super Mario como protagonista.