MasterCard lanza la primera tarjeta bancaria con escáner de huella dactilar

La compañía MasterCard ha sido la primera en anunciar la comercialización en 2015 de una nueva tarjeta bancaria que incorporará un escáner para reconocer la huella dactilar del usuario y autorizar el pago de servicios y productos con ella. Este sistema quiere sustituir el uso del número PIN para obtener mayor seguridad.

Las nuevas tecnologías están haciendo posible que pagar un producto o servicio al momento sea más cómodo y fácil para todos. Las tarjetas bancarias supusieron en su momento una gran revolución debido a la comodidad de no tener que depender de monedas, billetes u otras medios físicos de pago, al ser sustituidas por este pequeño trozo de plástico. Con los años, a la tradicional banda magnética se le unió el chip que permitió aumentar la seguridad para los usuarios al permitir realizar movimientos bancarios por medio de credenciales personales.

Ahora, MasterCard, una de las principales compañías mundiales de tarjetas de crédito y débito, ha anunciado el lanzamiento de la primera tarjeta de crédito que incorpora un sistema de reconocimiento de la huella dactilar para autorizar los pagos. Este avance ha sido posible gracias a la colaboración con la empresa Zwipe, y la nueva tarjeta permitirá al usuario pagar sin necesidad de comprometer el código PIN personal gracias a un escáner incorporado.

tarjeta-mastercard

Además, MasterCard ha optado por incorporar esta tecnología debido a la rapidez que ofrece en cuanto al procesamiento del cobro del servicio o producto adquirido, ya que se ha informado que el proceso durará menos de un segundo. En cuanto al aspecto externo, continuará siendo el mismo que el de una tarjeta de débito o crédito cualquiera, con la única salvedad de que se incorporará una pequeña célula que servirá para escanear la huella de nuestro dedo, verificando la identidad de la persona titular de los fondos bancarios.

MasterCard dirá adiós al uso del PIN en las tarjetas

MasterCard no almacenará ningún registro de nuestra huella dactilar ya que será la propia tarjeta la que guardará la referencia con la que cotejar la huella de nuestro dedo cada vez que queramos pagar algo. De este modo no habrá que depender de un número PIN, que puede ser sustraído u obtenido, ya que nuestro dedo será la propia contraseña. Ante el problema de suministrar energía al diminuto escáner incluido en la tarjeta, este obtendrá la energía de los terminales donde sea utilizada la tarjeta para pagar, por lo que es un sistema que no requiere de ningún tipo de mantenimiento. MasterCard se convierte de este modo en la primera compañía del mundo en lanzar una tarjeta bancaria basada en parámetros de seguridad biométricos, tras las pruebas piloto llevadas a cabo por Zwipe en Noruega. Comenzarán a estar disponibles a principios del año que viene.