Microsoft no consigue que las empresas dejen de usar Windows XP

Alrededor de la mitad de empresas seguirían utilizando Windows XP según una encuesta realizada en Estados Unidos entre compañías del sector tecnológico. Los problemas de compatibilidad y el tiempo son los principales factores que frenarían la actualización a otro sistema operativo.

Según una encuesta realizada entre empresas establecidas en Estados Unidos, casi la mitad de ellas seguirían utilizando el sistema operativo Windows XP de Microsoft. El estudio ha sido llevado a cabo por Adaptiva, una empresa encargada de desarrollar complementos para System Center de Microsoft, y según los resultados obtenidos, al menos un 53% de empresas seguirían utilizando el sistema Windows XP, aunque algunas de ellas tienen previsto realizar la migración a un sistema más reciente en las próximas fechas.

La encuesta se habría realizado entre 100 empresas de entre las asistentes al evento TechEd Norte América 2014 del pasado mes de mayo, una feria para empresas  y profesionales de los sectores de la tecnología y la informática. Es tal vez la clase de empresas encuestadas, relativas a estos ámbitos tecnológicos, lo que más sorprende de los datos obtenidos, ya que muchas parecen seguir ancladas en el sistema operativo Windows XP, optando por la fiabilidad y la eficiencia antes que por las novedades que incorporan los sistemas operativos más recientes. La empresa de Redmond finalizó el periodo de soporte extendido para Windows XP el pasado 8 de abril, y es por ello que muchas de estas empresas ya han incluido entre sus planes inmediatos el salto a otro SO de Microsoft, pensando sobre todo en las actualizaciones de seguridad a las que ya no tendrían acceso, como afirman el 25% de estas compañías al destacar la seguridad como una de las principales preocupaciones.

The Microsoft Windows XP log-in screen is displayed on a lap

Miedo a fallos de compatibilidad y falta de tiempo

Según las respuestas de los encuestados, muchos de ellos pasarían directamente a Windows 8, saltándose dos generaciones enteras, dejando atrás a Windows 7 y especialmente a Windows Vista, que algunos declaraban no encontrar fiable debido a múltiples problemas de compatibilidad y funcionalidad y de ahí el mantener su confianza en Windows XP. Hay que destacar que el 43% de estas empresas representa a entidades que cuentan en sus instalaciones con más de 10.000 equipos entre los que se incluirían PCs, ordenadores portátiles y servidores, y de ellas un 13% poseen hasta 100.000.

En cuanto al cambio a un nuevo sistema operativo, lo que mayoritariamente parece frenar a las empresas son los problemas de compatibilidades de los nuevos sistemas con muchos de los mecanismos que utilizan actualmente, aunque un 15% de ellas también incluye el factor tiempo como determinante para no haber actualizado el sistema operativo.  En cuanto a las alternativas que tienen pensando contratar, destaca la considerable aceptación que estaría teniendo Windows 8 ya que un 17% de los encuestados afirma que trabajará con este entorno o también lo compatibilizarán en conjunción con Windows 7.