La Industria audiovisual sigue creyendo que el IVA es el principal problema

Los representantes de empresarios del sector cultural se han dirigido por carta al presidente del Gobierno exigiéndole que modifique el tipo impositivo para los servicios y productos de cultura. El cine, la música y el teatro están gravados al 21% desde septiembre de 2012.

Los empresarios y profesionales de la industria de la cultura han sido los autores de la misiva que ha sido entregada hoy en la sede del Gobierno. En esa carta se refleja su petición para bajar los impuestos que afectan a servicios y productos culturales. Hace casi dos años ya de la reforma de la Ley del IVA en la que se contemplaba una subida de tipos de 3 puntos para el tipo general (del 18% al 21%), y de dos puntos para el reducido (8% al 10%). Pero uno de los puntos polémicos de dicha subida de impuestos fue que algunos productos y servicios que se encuadraban en el tipo reducido, pasaban a ser gravados al tipo máximo con lo que la subida en casos como el del sector de la cultura, pasó a ser de 13 puntos. La Unión de Asociaciones de empresarios culturales lleva desde entonces solicitando que se dé marcha atrás en la medida, debido a que el nuevo gravamen ha colocado al IVA cultural en España como el más alto de la zona euro.

Según los datos que se manejan desde el sector, desde septiembre de 2012 -momento de la entrada en vigor de los nuevos tipos-, ha habido un descenso en el número de espectadores de conciertos, teatros y salas de cine del 30%. Las cifras hablan además de 61 cines-lo que supone más de 200 pantallas-, que han cerrado sus puertas durante 2013. Los profesionales del sector han achacado los malos números a la subida impositiva, y han dado un ultimátum de dos meses a Mariano Rajoy para que recule en el caso del IVA cultural. Según este colectivo, el futuro del sector, que representa el 4% del producto interior bruto del país, estaría en juego. Asimismo, se denuncia la proliferación de la economía sumergida surgida a raíz de este incremento en los costes que ha supuesto la subida de impuestos.

IVA

Pero cabe plantearse también si, en el caso de productos culturales como son discos, películas u obras de teatro, se cuida siempre la relación calidad-precio a la hora de ofrecer un buen entretenimiento al público. En España es común encontrar en grandes almacenes, discos de músicas recién salidos al mercado a un precio que va desde 15 a más de 20 euros. De igual modo, en el caso de películas o series en formato Blu-Ray o DVD, el precio en España es considerablemente alto si se compara con países extranjeros y la posibilidad de comprar por internet. Esta situación es algo que ya pasaba previamente al aumento de tipos de IVA en 2012.

Récord de taquilla en pases con precios reducidos

El público sin embargo, ha demostrado responder cuando el producto y el coste eran razonables. Recientemente hemos vivido en nuestro país el abrumador éxito de la película 8 apellidos vascos, y en general el récord de asistencia de público a otras proyecciones al aprovechar la oferta de precios reducidos de la fiesta del cine. Es por ello que puede que la reivindicación que hacen desde el sector sea fundada y legítima, pero tal vez la solución al problema de la cultura en España pase por la conjunción tanto de fuerzas políticas como de la propia industria.

U239297

¿Pensáis que el principal problema de la cultura es el IVA, o contribuye también que en ocasiones no se correspondan el precio y la calidad del producto que se ofrece al público?