Jibo, la domótica más humana y personal desarrollada hasta la fecha

Gadgets

El robot Jibo, construido por una startup con el mismo nombre, está diseñado, desarrollado y construido con el objetivo de dar cuerpo y voz a nuestros dispositivos electrónicos. Es capaz de introducirse hasta lo más humano, las emociones. Y por esta y otras características es descrito de la forma más humana: un robot “cálido”, “parte del grupo”.

Su primera función nada más “desempaquetar” este pequeño robot es la de conocernos. Sí, como si de una persona se tratase, su primer objetivo se trata de conocer al usuario -o usuarios- para, a partir de aquí, comenzar a interactuar con el mismo de la forma más personal que le sea posible. En una conversación con Jibo, tal y como describe nuestra fuente, a la pregunta -“Jibo, ¿cómo te va?”- el robot respondió de una forma peculiar, afirmando –“Estoy muy bien, gracias por preguntar”-. Sin duda, una función sencilla que depende única y exclusivamente de lo que sus desarrolladores hayan predeterminado y, sin embargo, es el primer paso para darnos cuenta de que este robot es, en realidad, mucho más humano de lo que hemos visto hasta ahora.

apertura-jibo

Jibo, el controlador del “Internet de las cosas” más humano

Según su CEO, Cynthia Breazeal, de Jibo no se espera que sea un robot capaz de controlar todas las funciones de nuestro hogar por sí solo. Nada más lejos de la realidad, sino que la intención de la compañía es convertir a Jibo en una “central” inteligente y humana para mantener controlado el funcionamiento y otros parámetros de los dispositivos inteligentes que tengamos en nuestra casa. Así, podríamos decir que no se trataría sino de un asistente virtual con aspecto de robot y, por supuesto, capaz de controlar nuestra domótica.

La humanización de los robots no pasa por la inclusión de extremidades

“No estamos tratando de hacer robots que, progresivamente, se parezcan cada vez más al ser humano”, especifica el CEO de Jibo. “Es un robot, un robot humanoide, pero no es un intento de ser humano. No tiene brazos ni piernas para conseguir esto. Es un robot que puede ser expresivo a su forma”. Según estas palabras, a pesar de que han alcanzado un asombroso nivel de “humanización” en aspectos como la lectura o la propia forma de expresión del robot Jibo, su interés está precisamente en esa parte de “inteligencia artificial”, y no meramente en el aspecto del robot.

Escrito por Carlos González

Fuente > GigaOM