El 95% de los jóvenes no se separa de su smartphone mientras duerme

Un estudio realizado por una compañía británica revela como los usuarios, principalmente los jóvenes, han añadido a su día a día, hábitos que pueden resultar negativos para su salud y su rendimiento como el de dormirse mirando el móvil o la tableta o despertarse para comprobar si hay alguna notificación en el smartphone.

Los teléfonos móviles actuales ya no sirven como antaño para llamar por asuntos de trabajo o quedar con los amigos o para enviar un mensaje que resuelva alguna duda. Hoy día son centro de nuestra actividad diaria en muchos casos, vamos a todos lados con ellos y realizamos todo tipo de tareas. Podemos conectarnos a Internet, estar en continuo contacto, visitar redes sociales, comprobar cuanto le queda al transporte público, mirar el correo electrónico, etc. Los jóvenes viven enganchados a aplicaciones como TikTok, como Instagram…

movil-sueño-1Todas estas utilidades han hecho que las personas dependan de estos dispositivos hasta límites insospechados hace años y cada vez más. Tanto es así que muchos no se separan de su terminal ni para dormir. Según el estudio de Big Brand Beds, compañía de Gran Bretaña, hasta el 95% de los jóvenes entre 18 y 29 años deja su smartphone al alcance mientras duerme, y el 50% incluso se desvela durante la noche para comprobar que no tiene nuevas notificaciones o mensajes de alguna aplicación.

Esta situación va incluso un poco más allá e incluye a personas de diferentes rangos de edad, no solo los jóvenes. También el 95% de los usuarios de algún dispositivo electrónico lo utilizan antes de dormir. Despedirse en redes sociales, cerrar conversaciones de WhatsApp o revisar por última vez el correo se convierten en hábitos que una vez en la cama pueden perturbar el sueño, con los inconvenientes que ello conlleva a parte de dañar la vista en caso de hacerlo en condiciones de baja luminosidad como suele ser habitual.

movil-sueño-2¿Hasta dónde vamos a llegar? No es la primera vez que se trata este tema, anteriormente otros estudios han llegado a conclusiones similares y seguramente no sea el último que advierte sobre los beneficios de irse a dormir leyendo un libro, escuchando música relajante o incluso utilizando un ebook. Malas costumbres que principalmente los más jóvenes, aunque como decíamos no son los únicos, están tomando y será con el tiempo cuando veamos las repercusiones reales.

No es más que otra consecuencia de la evolución de la tecnología. Algo similar pasa con el conocido como Phubbing, un comportamiento que se está expandiendo, y esto si es fácil de ver y comprobar por la calle, y que da prioridad al móvil sobre el trato con las personas que hay alrededor, incluso si se trata de una reunión de amigos o familiares.