La buena situación de Jazztel obligará a Orange a ofrecer más de 3.300 millones por su compra

La compra de Jazztel por parte de Orange está destinada a encarecerse respecto a los planes iniciales del grupo francés. La operación podría ascender hasta los 3.300 millones de euros según los cálculos que están realizando los analistas en función del buen momento del operador español.

Una nueva adquisición millonaria está muy cerca de producirse en el mercado de las telecos en España. Después de la compra de ONO por parte de Vodafone, todo apunta a que la siguiente en ser adquirida por un gran grupo europeo del sector será Jazztel, de cara a potenciar el proceso de consolidación.

Las especulaciones giran ahora en torno al precio que pagaría Orange por la compañía presidida por Leopoldo Fernández Pujals. El último avance de los títulos de Jazztel en bolsa ha llevado sus acciones hasta los 10,8 euros, lo que confirma el aumento de casi el 40% desde que arrancase al año. En total, el valor que tendría el operador sería superior a los 2.700 millones de euros, pero a esta cifra su comprador tendría que añadir una prima según fuentes del mercado.

¿Qué prima pagará el posible comprador?

Desde Caixabank consideran que la operación podría superar los 4.000 millones

Como publica CincoDías.com, la firma N+1 Equities estima que el operador «dispondrá de unos créditos fiscales de entre 350 y 400 millones de euros, por lo que conceden conceden un valor a la compañía de 3.300 millones de euros». Los analistas de Caixabank apuntan también en esta dirección, aunque no descartan que el precio se encarezca hasta rondar incluso los 4.200 millones.

Por otro lado, algunos analistas creen que no se dará una cifra tan elevada. Son los casos de BPI, Berenberg, New Street Research, BBVA y Barclays, que consideran que la adquisición estaría más cercana a los 3.000 millones de euros. A su vez, el diario económico destaca que los inversores «buscan aprovechar el momento de necesidad que tiene Orange para reforzarse en España», señalando a grupos como Fidelity, Deutsche Bank, Blackrock o Bankinter.

Por último, también se hace eco de la situación de Orange en Francia, la cual podría haber frenado hasta ahora los planes del operador en nuestro país. La implicación de Stephane Richard, CEO de la compañía, en el caso Lagarde y la llegada de un nuevo responsable habrían ralentizado una operación, la compra de Jazztel, que en cualquier caso parece cuestión de tiempo.