¿Merece la pena el Chromecast de Google? Todo lo que debes saber

Google lanzó su Chromecast en el año 2013 y se ha convertido en un dispositivo fundamental para cualquier usuario gracias a que nos permite tener aplicaciones e Internet en el televisor independientemente de lo antiguo que sea. Son muchos los modelos que han lanzado desde el primero hasta hoy y son de gran utilidad. Por eso te explicamos cómo funciona, qué es, qué usos tiene y qué ventajas nos ofrece.

Todos los modelos de Chromecast hasta hoy, las diferencias entre las distintas generaciones de este dongle inteligente con HDMI o cuál comprar. Ventajas, características, precios y utilidades de tener el aparato de Google en casa. Repasamos todo lo que debes saber sobre él.

¿Qué es el Chromecast de Google?

Google lanzó su Chromecast en el año 2013 con el fin de tener un dispositivo que nos permitiese enviar la pantalla del teléfono móvil, tablet o del ordenador a la del televisor sin necesidad de depender de cables y sin ningún aparato excesivamente caro y molesto. El Chromecast es pequeño, se conecta vía HDMI al televisor y nos permite ver aplicaciones de streaming, juegos o vídeos en cualquier aparato incluso si está obsoleto y no tiene funciones de Smart TV. Lo que hace es comunicar dispositivos conectados en una misma red, dispositivos conectados vía WiFi.

Google Chromecast

En 2020, Google lanzó un modelo renovado que no solo nos permitía enviar contenido desde otros aparatos sino que incluye Google TV. ¿Qué significa esto? Que el Google Chromecast ya no es como tal un pincho para enviar la pantalla de nuestro teléfono o tablet sino un aparato que convierte en inteligente cualquier televisor gracias a que podemos instalar aplicaciones para ver series o películas sin depender del móvil, por ejemplo. Netflix, Amazon Prime Video y muchas más.

Entre las ventajas (tanto de uno como de otro) es que es fácil de llevar a cualquier parte y fácil de instalar o configurar. Basta con enchufar al HDMI del televisor y a la corriente en uno de los enchufes que tengas. Es asequible en comparación con otros dispositivos parecidos (no supera los 70 euros) y es compatible con prácticamente cualquier televisor gracias a que no necesitamos que sea una marca concreta.

Chromecast

Cómo funciona

El funcionamiento es sencillo aunque depende del modelo, uno u otro. Basta conectar el HDMI al televisor y el cable USB y su correspondiente adaptador al enchufe de corriente. Esto encenderá el aparato de Google y podremos empezar a usar el dongle. Depende del modelo que haya una interfaz o no. El de Google TV tendremos que acceder a una interfaz donde iniciar sesión, configurar nuestras apps…

En el caso del modelo convencional, funciona a través de la tecnología Google Cast que une la idea de DLNA y Miracast. DLNA es una tecnología que permite conectar dos aparatos conectados a una misma red doméstica. Por su parte, Miracast es una función o tecnología que usa Wi-Fi Direct para conectar dos dispositivos Android. Lo que hace el aparato de Google es unir ambas para que podamos conectarlo l teléfono o la tablet a la vez que podemos cotrolar la reproducción de forma remota.

Habrás visto el icono de la tecnología muchas veces: un rectángulo con un símbolo WiFi en la esquina inferior izquierda que significa que es compatible esa aplicación y que podemos enviar el contenido al televisor si previamente has enchufado el Chromecast. Automáticamente, conectado móvil y tele, controlamos desde el teléfono para acceder a una aplicación u otra o cambiar entre series y películas, moverte por la galería o acceder a juegos que tengas instalados en el smartphone.

Usos y utilidades

Aunque depende del modelo que tengas y si es el Chromecast clásico o el actual con Google TV, hay una serie de funciones y usos habituales del dispositivo que lo han convertido en un imprescindible desde su lanzamiento en el año 2013

Ver vídeos en el televisor

Si no tienes una Smart TV nos permite enviar el contenido desde el teléfono móvil, la tablet o el ordenador. Podemos enviar contenido que esté en nuestra propia galería almacenado de forma local pero también podemos utilizarlo para ver en pantalla grande series en Netflix, películas de HBO o vídeos de programas en YouTube, por ejemplo. Puedes enviar el partido de fútbol que estás viendo desde el teléfono para que se vea en formato grande en una pantalla de cine o en la del salón, por ejemplo.

Escuchar música o montar un karaoke

Los altavoces de tu televisor siempre serán más potentes que los de tu teléfono móvil. Generalmente tenemos por casa algún altavoz y cada vez es más frecuente que sea uno de tipo inteligente como Home o Echo. Pero también el Chromecast es útil para aprovechar el equipo de sonido del televisor para escuchar música ya que aplicaciones como Spotify son compatibles y nos permiten enviar las canciones para convertir la tele en un equipo de música controlado desde el propio teléfono.

Otra de las ventajas que nos permite es tener un karaoke en la tele para las fiestas con amigos o familia ya que podrás ir leyendo en pantalla la letra de la canción.

Radio y podcasts

Como en el caso anterior, también podemos escuchar radio y podcasts usando aplicaciones especializadas y enviando el contenido a la tele para aprovecharnos del equipo de audio con más calidad que esta nos ofrezca. Spotify nos permite la reproducción de podcasts pero también hay otros servicios de radio compatibles como es el caso de iVoox o de TuneIN Radio que puedes descargar para móviles o para tabletas y enviar el contenido a través del Google Chromecast a la tele.

Hacer deporte

Durante el confinamiento de 2020 fue habitual usar los vídeos de YouTube de canales como Gymvirtual pero también son muchas las aplicaciones que hay para Android e iOS que nos permiten seguir una rutina de ejercicio. No es cómodo seguir los dibujos o vídeos deportivos en el teléfono mientras nos concentramos en hacerlo bien por lo que utilizar la tele como pantalla de apoyo puede ser uno de los mejores usos para el Chromecast si queremos tener un gimnasio en casa con estas apps de entreno.

Enseña tus fotos

¿Te has casado y has invitado a tu familia a ver las fotos de la boda? ¿Quieres enseñar a tus amigos las fotos del último viaje? El Chromecast es una de las mejores formas de hacerlo si las imágenes están en la galería del teléfono ya que podemos proyectar la pantalla de Android con la del televisor y no necesariamente habrá 10 o 12 personas arremolinadas alrededor de tu smartphone para ver las fotos.

Videojuegos en pantalla grande

Puede que no tengas una consola de sobremesa como la PS5 o como la Nintendo Switch pero puedes convertir tu teléfono en una gracias a aplicaciones y juegos de Android que puedes instalar y enviar la pantalla a través del Chromecast. Esto nos permite desde juegos de mesa en familia como el Trivial hasta otro tipo de títulos disponibles para smartphones que podemos utilizar para verlo en el televisor.

Modelos de Chromecast

Actualmente tenemos dos dispositivos a la venta en la tienda de Google. El modelo Chromecast 3 (no es el último y después llegó el Ultra, como veremos en el siguiente apartado) y el modelo con Google TV que nos permite convertir el televisor en una Smart TV independientemente de si usamos o no el teléfono o la tablet. Hay grandes diferencias entre ellos ya que uno nos permite ver contenidos en 4K y otro no, por ejemplo, o uno tiene mando y otro no. Son totalmente diferentes.

Chromecast

Google Chromecast con Google TV

Disponible en varios colores y con resolución hasta 4K con HDR. No se trata de un aparato que conectas al HDMI y controlas con el teléfono sino que incluye su propio mando de control (también control por voz con el Asistente de  Google) y funciona con sistema operativo Google TV para que puedas acceder a todas las aplicaciones de streaming y unificarlas en una única interfaz. Puedes hacer búsquedas de todo el contenido sin tener que ir de una app a otra. Por ejemplo, puedes decirle que muestre todas las películas de Audrey Tatou y las buscará en todas las plataformas en las que estés registrado sin tener que ir buscando una por una.

También permite controlar dispositivos inteligentes de la casa, combinarse con altavoces o pantallas Nest de la marca o jugar en Stadia. Y, como cualquier otro modelo de esta lista, puedes enviar contenido desde dispositivos Android o iOS ya sea móvil o tablet si quieres prouyectarlo en el televisor. El precio es desde 69,99 euros y puede comprarse en blanco, rosa o en azul.

Google Chromecast 3

El modelo asequible que se vende en la actualidad en la Store de Google es el Chromecast 3 desde 39 euros y disponible en blanco y en negro. Es la “experiencia clásica” para reproducifr contenido en streaming en tu dispositivo apra enviarlo a la tele. Es más barato que el anterior pero también tiene menos opciones. La calidad de reproducción aquí es en HD como máximo, hasta 1080p.

Tampoco tenemos mando físico para controlar el contenido ni Google TV por lo que no hay apps instaladas salvo la que ya tengas en móvil o tablet. Sí puedes combinarlo con altavoces y pantallas NEst (pero no permite controlar los dispositivos de la casa) y también, cómo no, permite enviar contenido desde iOS y Android.  Esta opción es más asequible y busca simplemente permitirnos lo de siempre por menos de 40 euros pero no convierte en inteligente tu televisor de siempre si no tienes un teléfono o una tablet a través del cual vamos a controlarlo.

Elegir entre uno u otro depende de las necesidades, gustos y presupuesto.

Chromecast 3

Modelos anteriores

Aunque actualmente Google solo tiene a la venta dos modelos diferentes, hubo más que se estrenaron en los últimos años desde el primero en 2013 hasta el modelo más reciente con Google TV y que cambia por completo el uso dado al aparato.

La primera generación llegó en el año 2013, como hemos explicado antes. Este modelo no apostaba por el diseño redondo que hoy caracteriza al dispositivo y simplemente tenía una entrada microUSB para alimentación, un LED para indicación de estados y una salida HDMI. Muy similar a un pendrive tenía máxima resolución de pantalla a 1080p a 60 Hz y con un almacenamiento interno de 2 GB.

Pronto llegó la segunda generación tras el éxito del primer modelo. En 2015 conocíamos el Chromecast con el diseño redondo que ya conocemos hoy y apostando por un pequeño cable HDMI con el conector en su extremo.

El Chromecast Ultra llegó en 2016 con la intención de darnos la posibilidad de ver contenidos en resolución 4K tras el éxito de plataformas como Netflix en España. Con un precio en Europa que rondaba los 80 euros y que mejoraba la velocidad. Fue sustituido en 2020 por el Chromecast con Google TV y actualmente no está a la venta en la tienda de Google pero sí podemos encontrarlo en algunos distribuidores.

Chromecast audio

Diferente a los anteriores y a los siguientes, Chromecast Audio se estrenó en septiembre de 2015 aunque dejó de estar a la venta a principios de 2019. No estaba pensado para reproducción de vídeo sino para escuchar música. No hubo modelos posteriores ni generaciones nuevas de este aparato y su idea era hacer streaming de audio gracias a una única salida jack de 3,5 que se conectaba a un altavoz convencional para controlarlo desde el móvil. La idea era convertir un equipo de sonido antiguo o clásico en uno inteligente con WiFi en el que podíamos cambiar las canciones desde el móvil o la tablet a través de este Chromecast.

Cómo comprar el Chromecast

La forma «oficial» de comprar el Google Chromecast es a través de la tienda de Google con los dos modelos actuales disponibles por 39,00 euros o por 69,00 euros y con envío a domicilio para que lo recibas en casa. Pero los dispositivos de la marca también están disponibles en otros comercios tanto físicos como electrónicos. Además, en otras tiendas no solo podemos comprar el modelo actual sino otros modelos antiguos como es el caso del Ultra del que hemos hablado en anteriores párrafos.

A la hora de comprarlo debes fijarte bien ya que hay muchos dispositivos similares o de imitación al Google Chromecast que se parecen en diseño y en funciones al de la marca pero no son el mismo ni cuentan con la garantía propia de Google por lo que puedes tener más problemas de compatibilidad.