Estos son los diferentes tipos de HDMI que hay en el mercado

Estos son los diferentes tipos de HDMI que hay en el mercado

José L. Ortega

Prácticamente, todos los aparatos audiovisuales cuentan con un cable HDMI. Se ha convertido en la forma de conexión estándar para imagen y sonido, tanto en reproductores, televisores, consolas, ordenadores, etc. Todo el mundo tiene uno en casa porque lo necesita debido a sus compatibilidades. Pero hay que tener en cuenta que hay diferentes tipos de cables HDMI en sí.

Por eso, puede que a la hora de comprar cables HDMI os surjan dudas sobre qué opción es la que debéis comprar para cada ocasión. El cable HDMI destaca por el uso de vídeo digital de alta definición, así como audio digital multicanal en un único cable, ya que antes, el audio se sacaba mediante otra fuente. Vamos a profundizar en los diferentes tipos de cable HDMI que hay y en las funciones que ofrecen todos y cada uno de ellos.

¿Qué es un cable HDMI?

El cable HDMI con el que conectas tu Amazon Fire TV Cube a la televisión o la Nintendo Switch, entre otros muchos aparatos, no siempre ha estado ahí. Aunque nos parezca imprescindible, se trata de un dispositivo más o menos reciente. Llegó en 2002 permitiéndonos transmitir audio y video digital sin comprensión previa, por eso puedes transferir las películas de tu ordenador a pantalla grande y que se vean y escuchen. HDMI significa High-Definition Multimedia Interface o, en español, interfaz multimedia de alta definición.

Es un sistema de conexión individual que fue desarrollado por muchas de las empresas más populares que utilizamos y conocemos a día de hoy. Sony, Panasonic o Toshiba estuvieron involucradas en su desarrollo a través del conglomerado HDMI Founders. Así nació el primero de los cables aunque hasta hoy son muchos los modelos o versiones con las que ha ido evolucionado desde

El cable HDMI está diseñado para soportar vídeos en alta definición desde que fue concebido, permitiendo resoluciones 480i, 480p, 576i, 576p, 720p, 1080i, 1080p, 1440p. Y ahora también es el medio para alcanzar resoluciones 4K y 8K.

¿Para qué se usa?

HDMI se utiliza para conectar nuestro portátil al televisor para enviar contenido, por ejemplo. También para juegos aunque con la rivalidad del DisplayPort en algunos casos y con buen rendimiento. Para audio podemos usar HDMI también o para conectar el portátil al monitor aunque en este último caso sí es más recomendable usar el rival DisplayPort aunque si no necesitas algo muy exigente el HDMI es compatible con todo tipo de dispositivos y será mucho más global y fácil.

¿Qué diferencias hay con DisplayPort?

Ambos estándares funcionan para “lo mismo” pero no son rivales directos sino que su convivencia ayuda a que siempre tengamos lo más óptimo según el uso que vayamos a darle. Por ejemplo, el HDMI en todos sus tipos es recomendable para cualquier usuario, para cualquier persona que busque una gran compatibilidad con aparatos y que no quiera complicaciones. Si eres un usuario más experto o te gusta el vídeo de calidad o el gaming, el DisplayPort suele ofrecernos una mejor resolución aunque la comparativa entre ambos es compleja y no hay un claro ganador. Una de sus principales diferencias es que HDMI admite datos de Ethernet y audio de retorno. DisplayPort no admite audio de retorno pero soporta hasta cuatro monitores… Son muchas las diferencias pero hoy nos centraremos exclusivamente en los tipos de HDMI, sus usos, las versiones o la capacidad de cada uno de ellos.

¿Cuántos tipos de cable HDMI hay?

La diferencia entre los cables HDMI (High Definition Multimedia Interface) se basa en dos aspectos. Encontramos tres tipos de conectores diferentes: estándar, mini o micro. Todos ellos tienen salida macho-macho (aunque pueden ser de distintos tamaños de conectores) y las diferencias radican en el tamaño de las mencionadas entradas. También hay diferentes versiones a medida que el cable ha ido evolucionando desde su lanzamiento en 2002 hasta hoy.

Tipos de conectores

El conector estándar, también conocido como de tipo A incluye 19 pines y es el más utilizado, especialmente en teles, videoconsolas o cualquier otro tipo de sistema. Suelen, de hecho, venir incluidos para facilitar la vida del usuario. El conector mini o de tipo C está diseñado para utilizar, principalmente, en cámaras de vídeo. Como su propio nombre indica, es más pequeño. El conector micro o de tipo D es el más pequeño y también suele ser el utilizado en cámaras de vídeo o fotográficas. También hay un HDMI tipo E, aunque solo está diseñado para la automoción, que está creado para evitar desconexiones por golpes o vibraciones en el interior del vehículo.

En los últimos meses se ha ido definiendo un nuevo tipo de cable HDMI, aunque por el momento su uso no se ha generalizado. Se trata de un conector denominado tipo B, que posee 29 pines para llevar un canal de vídeo expandido en pantallas de alta calidad, para poder ofrecer resoluciones mayores a 1080p. Probablemente, cuando empiecen a llegar las teles o consolas con 8K, durante la próxima generación, imperarán este tipo de conectores.

Diferentes versiones de HDMI

Desde 2002, cuando llegaron al mercado los primeros cables HDMI, que era básicamente unir DVI en una única conexión con audio, comenzó un legado que ha ido evolucionando con el tiempo. Los cables HDMI han tenido diversas versiones con modificaciones hasta la fecha. Desde el primero, el HDMI 1.0, hemos ido pasando por diversas actualizaciones. Repasamos lo que añadía cada una de ellas.

  • HDMI 1.0: Con ella llegó el HDMI, que destacaba por aunar en un solo cabel de conexión digital los formatos audio/vídeo.
  • HDMI 1.1: La única diferencia con respecto a la versión 1.0 es que incluía soporte para DVD Audio.
  • HDMI 1.2: La revisión del cable añadía soporte para One Bit Audio, usado en Super Audio CD, con hasta ocho canales, permitiendo seleccionar resoluciones personalizadas.
  • HDMI 1.3: Se incrementó el ancho de banda a 340 HMz. Además, se añadió soporte para Dolby TrueHD y DTS-HD, formatos de audio usados en HD-DVD y Blu-ray Disc. Consolas como PS3 fueron las primeras en acogerse a este tipo de cables.
  • HDMI 1.4: La resolución pasa de FullHD a XHD permitiendo resoluciones de 4096 × 2160 píxeles (24 imágenes por segundo) o de 3840 × 2160 a (30 imágenes por segundo). La actualización también ofrecía mejoras en el soporte de colores para dotarlos de un mayor realismo, así vídeo de alta definición en movimiento que permite mantener la calidad de imagen. Otra novedad significativa es que también permite enviar y recibir datos por medio de una conexión Ethernet incorporada en el propio cable, capaz de alcanzar velocidades de hasta 100 Mb/s.
  • HDMI 2.0: La nueva generación de cables HDMI ofrece un incremento de ancho de banda que alcanza los 18 Gbit/s. Además, incluye soporte 4K, relación de aspecto 21:9, 32 canales de audio, entrega simultánea de dos streamings y extensiones de comandos CEC para controlar múltiples dispositivos desde un punto único.
  • HDMI 2.1: La última revisión incrementa el ancho de banda hasta los 48 GB/s y permite resoluciones de hasta 10K. Además, se incluye soporte HDR dinámico y a nuevas tasas de 60 Hz para 8K y 120 Hz para 4K.

Cable HDMI

¿HDMI 2.0 o HDMI 2.1? ¿Cuál realmente te hace falta?

Como veis, hay diversas opciones en cables HDMI. Saber para qué lo vamos a necesitar es clave para saber cuál comprar. Si tenemos una TV que no alcanza resoluciones en 4K o en 8K, sería absurdo comprar el modelo 2.1 de HDMI. Funcionará, sí. Pero el haremos un gasto innecesario, ya que tienen un mayor precio debido a las mencionadas funciones referentes a la resolución, a las cuáles no vamos a sacar partido. Puede adquirirse como visión de futuro, pero con lo rápido que avanza la tecnología, quizás nunca lo amorticemos tanto como para mantenerlo hasta adquirir una nueva TV.

Si vuestras teles, monitores, consolas o equipos son capaces de alcanzar 4K con HDR, tendríais que ir directos a por un cable 2.0 o 2.1, ya que sin un cable HDMI de estas característica no podréis alcanzar dichas resoluciones o el resto de ventajas que ofrece, por ejemplo, el cable 2.0 (relación de aspecto 21:9, 32 canales de audio, entrega simultánea de dos streaming…).

La duda entre escoger entre un cable HDMI 2.0 o un 2.1 es, en este momento, relativamente sencilla. El 2.1 tiene soporte para HDR dinámico, ajustando el color y la iluminación frame a frame. Es capaz de dar soporte resoluciones de hasta 10K, pero de momento, pocas televisiones o equipos son capaces de alcanzar tal cifra. También añade soporte para eARC, con el cual se puede enviar sonido Dolby Atmos a nuestro amplificador.

La tendencia del mercado está tratando de plasmar que el 8K será la resolución estándar durante los próximos años. Ya hay televisores que ofrecen este servicio, aunque sus precios son un tanto prohibitivos. Algo que se irá ajustando en los próximos años, en cuanto comiencen a crearse películas o videojuegos en dicha resolución. Por ejemplo, Sony ha confirmado que su próxima PS5 será capaz de alcanzar 8K, aunque no especifican si de forma nativa o mediante un reescalado. Lo más aconsejable en la actualidad es que apuestes por un cable HDMI 2.1 con vistas a los dispositivos del futuro.

4k hdr home cinema barato

Si no tienes puerto HDMI: Adaptadores

Puede que, sea por el motivo que sea, tu dispositivo no tenga puerto para conectar cables HDMI. Por ejemplo, si tienes un ordenador portátil que quieres conectar al televisor pero al ser extrafino no tiene este tipo de puerto. En este caso, puedes tener un puerto HDMI gracias a adaptadores USB que nos permiten modificar el puerto de uno u otro. Se trata de hubs que puedes comprar por 20 o 30 euros en el caso más caro y que se conectan por USB pero añaden salidas diferentes como HDMI o VGA, por ejemplo.

Adaptador USB 4 en 1

Este puerto ronda los 20 euros y nos permite tener un puerto HDMI además de un puerto VGA un puerto USB 3.0 y un puerto USB-C. Conectándolo con USB al ordenador o al dispositivo que queramos tenemos cuatro salidas diferentes. Si no tienes HDMI y quieres utilizarlo es una opción más que recomendable.

Amazon Basic

Otra ventaja de los adaptadores es que nos permite conectar por HDMI un teléfono móvil, por ejemplo. Si quieres enviar el contenido al televisor no necesitas que la dos salidas del cable que estás usando sean con este puerto sino que puede que un lado tengas un USB-C y en el otro un HDMI. Amazon tiene uno de estos adaptadores por unos doce euros y con tres opciones diferentes de longitud desde 0,3 metros hasta 1,8 metros según estemos más o menos lejos de la pantalla.