¿Quién inventó el teclado? Así ha cambiado desde sus orígenes

¿Quién inventó el teclado? Así ha cambiado desde sus orígenes

Rocío García

No imaginamos la vida sin teclado, no solo en nuestro ordenador o usando teclados para tablets sino también en nuestro teléfono móvil en el que habitualmente tenemos en pantalla las diferentes teclas para comunicarnos por WhatsApp, por Telegram, para escribir en Twitter, para subir fotografías y pies de fotos a Instagram. Pero, ¿cuándo empezamos a usarlo? Esta es la historia del teclado desde el principio de los tiempos.

Aunque mucho han cambiado desde las máquinas de escribir hasta los teléfonos móviles, donde basta bajar una aplicación, la historia del teclado tiene cientos de años de antigüedad y se han convertido en fundamentales en el día a día. Desde la distribución de las teclas y las letras hasta los botones de control que encontramos sobre los números, ¿cómo empezó todo? Hace mucho así que vayamos por partes, por el principio de los tiempos, por los primeros…

Historia del teclado, del tipógrafo a IBM

Del tipógrafo a la máquina de escribir

La primera máquina de escribir llegó en el siglo XVII y Henry Mill registró en el 1714 una primera patente que podría parecer una máquina de escribir aunque nada se sabe de ella. Fue en el año 1829 cuando llegó el tipógrafo, la que se considera la primera máquina de escribir aunque poco o nada tenía que ver con las que llegarían más tarde pero es esta, creada o patentada por William Austin Burt en dicha fecha, la que se considera la primera máquina de escribir de la historia.

Los modelos fueron avanzando año tras año con mejoras en la velocidad de escritura aunque ninguna dedicada a un público masivo o a estar enfocada desde el punto de vista comercial. Hasta que llegó Christoher Sholes junto con Carlos Glidden o Samuel W.Soulé con su distribución QWERTY. El inventor llegó a un acuerdo con la empresa Remington and Sons para comercializar la primera máquina de escribir Sholes and Glidden. Hasta dicho día, se trataba de una marca dedicada a máquinas de coser pero todo cambió a partir de ese año 1872 en el que comenzó la producción de la máquina en Nueva York.

Sholes and Glidden

A partir de ahí y usando la idea de Sholes, muchas compañías o ingenieros buscaron copiar la idea y lanzar una máquina de escribir mecánica que llegaría a principios del siglo XX  con el sistema que todos conocemos: cada tecla tiene un carácter en relieve y al pulsar una tecla con fuerza, el tipo golpea una cinta y se mueve. Por su parte, el papel va colocado en la parte trasera en un cilindro que se mueve con una palanca a medida que vamos cambiando la línea y hacemos esos “saltos” que seguro que has visto en alguna película.

Máquinas eléctricas

Las máquinas mecánicas fueron un estándar mundial aunque pronto llegó un avance que mejoraría la forma de usarlas: las máquinas eléctricas que no necesitaban mover el rodillo de forma manual sino que había un motor que era el encargado de moverlo cuando se terminaba una línea. No eran nuevas, Edison ya había usado la electricidad para la Edison Electric en la década de los 70 del siglo XIX pero no fue la idea definitiva hasta que IBM en 1965 lanzó la primera máquina electrónica con memoria y banda magnética, la Electromatic. Así conseguíamos mucha más fluidez y velocidad y plantábamos lo que sería el principio de los teclados tal y como los conoces, el principio de la actualidad en la historia del teclado moderno.

Electromatic

Más allá de las máquinas eléctricas, empezaron a llegar teclados que permitían el control de grandes ordenadores aunque no estaban enfocados al uso personal hasta que IBM, en los años ochenta, estandarizó el uso de estos teclados que todos hemos visto alguna vez, que todos conocemos, que fueron el principio de lo que es hoy.

Teclados de IBM

A principio de los años ochenta, IBM ya trabajaba en un teclado que funcionase para ordenadores y no para máquinas de escribir. En 1981 se creó un teclado de IBM que era diferente: 83 teclas en total, con 10 teclas de función en la parte izquierda, con teclas numéricas en la parte derecha. Una estructura que parecía bastante incómoda y que fue mejorándose en el IBM AT. ¿Qué cambió? La tecla ESC pasó a la parte de teclas numéricas en lugar de la parte izquierda donde estaba antes. También cambió algunos detalles como que hubiese luces que indicasen si las mayúsculas estaban activadas, por ejemplo, algo que se mantiene hasta el día de hoy.

Pero la distribución de las teclas seguía sin funcionar y con el ordenador AT 286/386, IBM cambió el teclado original AT y quitó las diez teclas de función de la derecha junto con la tecla de ESC. Estas pasaron a la parte superior, tal y como conoces ahora. Se ajustaron a la parte superior y se modificaron los cursores: de la parte superior pasaron a la parte inferior derecha tal y como están ahora en la mayoría de teclados. Además, creció la tecla enter haciendo que fuese más fácil pulsarla continuamente.

IBM

En resumidas cuentas, IBM pasó del teclado XT de 83 teclas al teclado AT de 84 teclas hasta finalmente lanzar el teclado expandido de 101 o 102 teclas con los controles en la parte superior, un botón enter más grande y las teclas de cursor en la parte inferior derecha. Es este, el último, el principio del teclado que todos conocemos aunque su diseño habitualmente cambia en ordenadores portátiles o en el caso de los teléfonos móviles. Pero, por lo general, el que puedes ver en la fotografía es el que más veces habrás visto a lo largo de tu vida y el que suele ser más cómodo, más completo y más útil. 

ModelM IBM

Distribución QWERTY

La distribución de las máquinas de escribir era, desde finales del siglo XIX, con las mismas teclas que conoces, en el mismo orden. Es algo que no ha cambiado nunca en la historia del teclado desde su patente hasta hoy y quizá te has preguntado por qué están así ahora. Buscaba poder utilizar las dos manos con el teclado y es por ello que se apostó por la distribución QWERTY patentada en 1868 y diseñada por Christopher Latham Sholes. Sholes diseño este sistema con el fin de escribir más rápido y fue el que luego copiaron fabricantes de máquinas y más tarde de teclados de ordenador de todo el mundo.

¿Cuál era la ventaja de la disposición QWERTY? En la máquina de escribir hay barras que chocan si las pulsamos muy rápido y no esperamos entre ellas, teniendo que desatascarla continuamente. Si tienes una o la has visto por casa, pruébalo. Con esta disposición de las teclas se separaban al máximo las piezas que ocupaban el mismo espacio: los caracteres que más usamos, fíjate, están en los laterales del teclado, en los extremos. En el centro tenemos las teclas que habitualmente usamos menos. Así se evitaron en su día los atascos de las máquinas de escribir aunque a día de hoy el sistema sea mucho más diferente y la tecnología haya avanzado pero el QWERTY sigue entre nosotros incluso en pantallas táctiles de teléfonos móviles.

teclado qwerty

Funcionamiento

Si te fijas en tu teclado del ordenador o de la tablet (no en el del móvil que es táctil) verás que hay una pequeña señal en las letras F y J. Una línea o algún relieve que te permite saber que estás en ella al rozar la tecla con los dedos sin necesidad de tener que desviar la vista de la pantalla. Los teclados QWERTY están pensados para usar cuatro dedos de cada mano y los pulgares para la barra espaciadora. Estas señales de las teclas F y J nos ayudan a saber dónde tenemos que tener colocada cada mano siendo estas dos letras las centrales. Así podemos encontrarnos siempre aunque no podamos perder tiempo en desviar la vista de la pantalla. Aunque es una señal que nos ayuda, habitualmente estamos tan acostumbrados a escribir a máquina que ni siquiera nos damos cuenta que está ahí.

Países y cambios

Como curiosidad, además, no todos son iguales. El que tienes es el más habitual pero hay cambios en Francia y se apuesta por AZERTY, haciendo que todo sea diferente en cuanto a posiciones y verás, si tienes la ocasión de probarlo, que te resultará complejo y raro escribir en un teclado de este país. También hay ligeros cambios en Alemania donde se cambia la Z por la Y, con teclado QWERTZ.

QWERTZ

También hubo otra disposición a principios del siglo XX, el teclado Dvorak que fue patentado en el año 1936 y que tenía la intención de poner próximas las letras más comunes y conseguir así que tardásemos menos en llegar de unas a otras y que fuese una transición más rápida. Pero apenas tuvo éxito y encontrarás muy pocos.

Tipos de teclados de hoy

A día de hoy, más allá de las teclas o no y después de años de tecnología y cambios en la historia del teclado, encontramos teclados en todos los formatos y con todos los diseños, de colores, plegables, enrollables, mecánicos… Todos tienen un mismo objetivo, escribir, pero no todos son iguales ni tienen la mismas ventajas ni los mismos botones, no todos son para los mismos dispositivos. Los hay con cables y sin ellos, los hay portátiles y planos, los hay mecánicos, para gamers.

Por lo general, aunque veremos que hay muchos tipos formas y como hemos visto en el diseño de IBM de los años ochenta, los teclados tienen un bloque de funciones (con la teclas de la F1 a la F12), un bloque alfanumérico con números de 1 a 9 y con el alfabeto en formato QWERTY y comandos especiales como Shift, Ctrl, Win o el clásico botón enter. También un bloque especial que generalmente vemos a la derecha del teclado y con teclas como Supr, Inicio, Fin, RePag o AvPag y teclas de dirección bajo este bloque. Y finalmente un bloque numérico que no siempre está pero que tiene formato de calculadora con números de 1 a 9 y que se suele activar con el botón Bloq Num.

Pero podemos encontrar todo tipo de teclados específicos o modelos, diferencias en los que usamos cada día y no solo por su diseño o por su tamaño, por si tienen o no colores. Algunos de los más habituales hoy día son:

Teclado de membrana

Son los más habituales, los más asequibles, los más versátiles. La mayoría de teclados que tendrás por casa se trata de teclados de membrana aunque no todos los convencionales o antiguos que tengas van a tener estas características. Por ejemplo, y como inciso, el teclado IBM Model-M se lanzó en los años ochenta siendo uno de los mejores teclados de la historia, mecánico y de calidad.

Los teclados de membrana son los que, como su propio nombre indica, tienen una membrana debajo de cada tecla y todas ellas están conectadas. No hay elementos mecánicos en las teclas y suben las letras cuando las pulsas gracias a esa goma que hay bajo ellas. La presión es la misma en todo el recorrido de la tecla y son los más habituales gracias a que son los más asequibles y hay muchos modelos. Una de sus principales ventajas es que pueden ser mucho más delgados y finos que los teclados mecánicos aunque también tiene inconvenientes y es que suele durar mucho menos tiempo y es más difícil de arreglar porque debemos reparar la goma. Es esa goma, además poco resistente ya que va deformándose a medida que aumenta su uso.

Entre los teclados de membrana encontramos los de Apple, por ejemplo, y todo tipo de teclados inalámbricos asequibles que puedes encontrar a la venta.

apple teclado membrana command

Teclado mecánico

Cada tecla tiene un mecanismo individual o switch que controla la presión de la tecla y el tiempo de respuesta. Los mecanismos más conocidos son los Cherry MX (aunque no los únicos) y suelen diferenciarse por colores. Los hay pensados para escribir textos largos rápidamente como es el caso del Cherry MX Blue con un recorrido de 2 milímetros de activación y 4 milímetros de recorrido base y con dos partes en el mecanismo que nos permite que escribas sin que se cansen las muñecas. Hay muchos mecanismos diferentes enfocados a las distintas necesidades y las principales ventajas de los teclados mecánicos es precisamente esto: su especialización ya que cada uno está pensado para lo que busques exactamente.

Por lo general, y si compras el adecuado, son teclados más rápidos y mucho más resistentes que te aguantarán más tiempo. Las teclas tienen gran calidad y también encontramos mejor calidad en la construcción del teclado en sí. Además, otra ventaja con respecto a los teclados de membrana es que basta con cambiar una tecla de forma independiente si se rompe y no tendrás que cambiar el teclado entero. El único inconveniente que encontramos es que son más ruidosos y ocupan más, son más difíciles de llevar que otros más ligeros, portátiles o incluso plegables.

teclado-mecánico

Teclados portátiles o para tablets

Las tablets tienen su propio teclado en pantalla pero los teclados para tablets están pensados para funcionar como un complemento más cómodo si sueles usar el dispositivo para escribir. Por ejemplo, los hay que van incorporados en la funda que hace de atril a su vez o los hay enrollables que además podemos lavar o mojar sin problema y suelen estar construidos en plástico o silicona que no sufre daños aunque lo llevemos a cualquier parte. También los hay plegables que permiten que los llevemos en un bolsillo doblándose sobre sí mismos y ocupando poco espacio.

COO - Teclados para tablets

Teclados para edición de vídeo

Hay teclados especiales para personas encargadas de la edición de vídeo aunque son solo un ejemplo de los muchos teclados específicos que encontramos en el mercado. No están pensados únicamente para profesionales y hay opciones por 100 o 150 euros que puedes comprar en Amazon. Más allá de la disposición clásica QWERTY tienen colores diferentes que nos permitirán acceder a distintos comandos y accesos directos sin necesidad de hacerlo todo de forma manual. Encontrarás muchos modelos y pueden ser útiles si, por ejemplo, usas Adobe Premiere.

Historia del teclado - Edición de vídeo

Teclados para móviles

Los teclados para móviles se han convertido en algunos de los más utilizados en el día a día para mandar infinidad de mensajes por WhatsApp, por ejemplo. No todos son iguales. Los hay similares a los físicos y convencionales, en el que tendrás que ir tocando las teclas una a una y habitualmente ayudándote del autocompletar o el teclado predictivo que va completando las palabras y ahorrándote así tiempo al escribirlo tú. Pero también están los teclados swype que tienen un aspecto similar en la pantalla pero que cambia el funcionamiento: puedes hacer un trayecto con el dedo sin levantarlo de la pantalla y automáticamente se creará la palabra que quieras.

Gboard de Google para Android y iPhone